Tres buenas razones para enamorarte este verano


El amor es muy contradictorio. En ocasiones lo buscas y no lo encuentras. En cambio, en otras situaciones sucede que surge de golpe e improviso en tu destino y lo cambia todo por completo. El amor no es cien por cien racional, es un regalo que te da la vida. Por más heridas que tenga el corazón humano nunca se debe de cerrar la puerta con un candado al amor. Al menos, no debe de cerrarse si esta decisión es fruto de la frustración o el resentimiento. Es mejor sanar las heridas ya que existen tres buenas razones para enamorarte a cualquier edad.

Te mereces ser feliz

La felicidad es el anhelo fundamental del corazón humano como ya explicó Aristóteles, el mítico filósofo griego. Te mereces ser feliz de verdad. Eso no significa que el destino de todo ser humano sea vivir en pareja sino que es importante tener el corazón abierto a la vida para amar y ser correspondido en caso de que se den las circunstancias ideales para ello.

Aquellas personas que arrastran un largo historial de fracasos amorosos, quienes han sufrido mucho en el amor y quienes han perdido la esperanza de encontrar a alguien especial se merecen darse una nueva oportunidad porque Nunca es tarde para enamorarse como bien muestra la película que tiene este mismo título.

Es un regalo

La vida ofrece regalos constantes, de hecho, cada día es un nuevo premio que llena de belleza tu alma. Entre los regalos más fascinantes que puede recibir un ser humano, se encuentra el amor, en todas sus formas y manifestaciones. Encontrar el amor de pareja es el deseo de muchas personas que a nivel interno desean compartir su vida con alguien. En ese caso, para poder disfrutar del regalo de estar enamorado cuando se presente la ocasión, previamente, tienes que ser feliz también en soltería.

Tu mundo cambia cuando te enamoras

Tu mundo cambia cuando te enamoras gracias a la subjetividad del enamorado que observa la vida con otra intensidad desde la perspectiva del enamoramiento que aporta vitalidad e ilusiones nuevas al corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *