Querer cambiar a la pareja


Cuando dos personas se enamoran tienden a verse perfectas la una a la otra. Decimos “verse” porque en realidad en ese estado de enamoramiento no es que no se perciban los pequeños fallos de esa otra persona, sino que sencillamente no se desean verlos. Esto es simplemente una confirmación del amor. A medida que la relación se consolida, quizá alguno asuma que hay cosas que no disfruta tanto de su pareja.

Algo bueno es hablarlo para ver si se puede mejorar pero lo mejor, es dejar pasar el tiempo. Algunas situaciones como ser desordenado o derrochador tienden a arreglarse cuando la pareja decide dar el “sí” a la relación, mudándose a vivir juntos. En ese momento asumen que para vivir en pareja se deberán hacer cambios en los estilos de vida. Pero cuando pasa el tiempo y uno se empeña en cambiar a la pareja pueden empezar las riñas y el distanciamiento.

Existen aspectos que la propia pareja asumirá que deben cambiarse, como ser ordenado, controlar los gastos, ayudar en casa, etc. Pero hay aspectos más profundos que antes de dar el paso deben considerarse, de lo contrario puede haber problemas. Por ejemplo, será muy difícil cambiar a un infiel por naturaleza.

Otra tarea casi imposible será cambiar a un egoísta que olvidaba de novio las necesidades de su pareja, a una novia que vive para ir solo de compras. Muchos prometen cambiar pero esos cambios nunca llegan ¿por qué? sencillamente porque nadie cambia porque alguien se lo exija. Empeñarse en cambiar a la pareja solo puede convertirse en algo doloroso y a la larga el que se impone como ha de ser otro, terminará frustrado y desencantado.

Compatibilidad,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *