¿Por qué se rompe un flechazo?


¿Por qué se rompe un flechazo? Un flechazo en cierta forma es como un espejismo. Conoces a una persona, que de entrada, te transmite una sensación impactante, sientes que esa persona se ha cruzado en tu camino por algo, como si estuviera en tu destino. Te atrae físicamente pero también, imaginas que esa persona es de una forma concreta a partir de la ensoñación del momento. Pero en la mayoría de las ocasiones, los flechazos se rompen, caen en saco roto y reflejan decepciones muy humanas. Es un desencanto total darte cuenta de que alguien a quien habías idealizado no encaja en tu canon de perfección.

El flechazo

Sin embargo, es muy lógico que eso pueda suceder. Es decir, en toda relación existe una fase de conocimiento previo entre dos personas que tienen que ir más allá de ese ideal para dar paso a la realidad. El flechazo se produce cuando cae la venda en los ojos de aquel que se había montado una película perfecta en su cabeza. Pero el guión de esta historia ha dado un giro inesperado y los protagonistas, ya no van a ser felices para siempre, ni comerán perdices porque no están hechos el uno para el otro.

Flechazos con un final feliz

Claro que existen flechazos con un final feliz, historias que terminan con un sabor dulce porque el tiempo terminó reforzando aquella primera impresión. Estas historias son muy bonitas porque todo fluye desde un primer momento con mucha naturalidad. Sin embargo, conviene racionalizar el sentimiento, entender que es normal que el desencanto se pueda producir cuando algo surge sin ningún tipo de base sólida.

Además, las apariencias engañan y el aspecto físico de una persona puede que no tenga nada que ver con su mundo interior. Al final, el tiempo es quien te dará las respuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *