Menos dolor con amor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Stanford revela un descubrimiento que sin duda hace la vida más agradable para todos aquellos que aman.

Por lo visto se ha detectado un auténtico alivio para el dolor en personas que experimentan sentimientos intensos y apasionados de amor. El efecto es tan efectivo que ya no haría falta recurrir a analgésicos o determinadas drogas como la cocaína.

El responsable del estudio, Sean Mackey, aclara que:

Cuando las personas se encuentran en la fase del amor más apasionada existen alteraciones significativas en su estado de ánimo que impactan sobre su experiencia del dolor.

Un total de ocho mujeres y siete hombres fueron sometidos a una prueba para extraer conclusiones creíbles. Estas 15 personas universitarias, trajeron imágenes de sus enamorados y de un conocido de similar atractivo.

El procedimiento se llevó a cabo del siguiente modo: A los sujetos se les colocó en la palma de la mano un estimulador térmico, controlado por ordenador, para causar un dolor leve. Mientras tanto los investigadores iban exponiendo sucesivamente las fotos y recogiendo los datos escaneados de los cerebros de los participantes.

Con el fin de efectuar la evaluación, los voluntarios también fueron entretenidos con una tarea de asociación de palabras. Ya que hay evidencias de que la distracción alivia el dolor, los investigadores pretendían asegurarse de que el amor no funciona únicamente como una distracción del dolor.

La conclusión fue que tanto la distracción como el amor reducen el dolor, sin embargo los dos métodos de reducción del dolor utilizaban mecanismos cerebrales diferentes.
La mayor parte de los mecanismos cerebrales que conducen a la liberación del dolor en la prueba de la distracción son de índole cognitiva.

En otro sentido, el investigador Younger explica que:

La analgesia inducida por el amor está mucho más asociada con los centros de recompensa del cerebro y parece implicar aspectos cerebrales más primitivos, activando estructuras profundas que podrían bloquear el dolor a un nivel espinal, de forma similar a como funcionan los analgésicos opioides.

Amor,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *