Amores que duelen


Todos hemos sufrido por amor, de algún modo u otro nos han partido el corazón. Hay amores que duelen. El amor es uno de los sentimientos más bonitos que existen, purifica el alma y despierta emociones increíbles. Sin embargo, algunas personas aman o son amadas de una manera inadecuada, transformando el amor en una adicción al sufrimiento. No permitas que esto suceda, deja a un lado el sufrimiento y aprende a vivir un amor saludable.

Nunca entres en contradicciones. El amor no puede estar unido al odio, o una cosa o la otra. Una de las características del amor enfermizo se expresa en una contradicción constante entre individuos que aman y odian, protegen y rechazan, cuidan y descuidan.

No permitas generar celos patológicos porque esto termina en la aparición de comportamientos irracionales que convierten a alguien en detective de la vida del otro, generando la relación de pareja en una auténtica tortura. Recuerda que los celos no son buenos ya que crean obsesión y terminan nublando la realidad.

Procura evitar la dependencia afectiva. Las personas podemos vivir solas, a pesar de que se nos haga difícil, no necesitamos estar en pareja para poder llegar a ser igualmente felices. La vida está llena de sorpresas y cosas maravillosas. Si todo el placer se concentra en tu pareja, tienes una clara tendencia a ser infeliz, en ese caso la relación seguro que no termina bien. El no encontrar satisfacción personal fuera del vínculo es un indicio grave de que tu relación no funciona y que algo debe cambiar cuanto antes.

A pesar de estar enamorada, nunca toleres bajo ningún concepto la violencia física y psicológica. Para que no suceda, evita generar un círculo vicioso de tensión, maltrato, violencia, arrepentimiento, perdón y falso amor. Si te encuentras atrapada pide ayuda. No escondas tu realidad, no sientas vergüenza por lo que te está sucediendo. Este es el único error que no puedes cometer. Te mereces algo mejor y con el tiempo seguro que encuentras a esa persona con la que consigues ser plenamente feliz.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *