Los tres signos reales del amor verdadero


El amor verdadero y el enamoramiento se confunden con mucha facilidad al inicio de una historia de amor. Sin embargo, con el tiempo, existen personas que se lamentan de que una vez más, ese romance que parecía que iba a ser eterno, tuvo una breve fecha de caducidad. ¿Cuáles son los signos reales del amor?

Es muy positivo que te imagines a esa persona en ámbitos cotidianos de tu rutina: ¿Es alguien que encaja en tu vida y en tu mundo sin mayor esfuerzo? Por ejemplo, intenta imaginar a esa persona integrada en tu convivencia: ¿Cómo te sientes en esa situación? En caso de sentirte cómodo en esa visualización, entonces, es un buen síntoma de amor.

Por otra parte, el amor también es realista. Por ello, en caso de que no tengas una imagen idealizada del otro y seas capaz de ver sus defectos desde el principio de la relación, entonces, también es un síntoma evidente de que quieres a esa persona no por lo que aparenta, sino por quien es en sí misma.

Las personas que idealizan a alguien, crean una imagen artificial de esa persona para cubrir sus propias carencias. Para finalizar, cuando quieres a una persona de verdad, da igual las barreras que te marques a ti mismo que esa emoción te conducirá de una forma inevitable a buen puerto: el amor real es como la corriente del agua que fluye con naturalidad.

Estos tres signos definen de una forma muy gráfica y muy visual las bases de un amor verdadero que puede notarse desde el inicio de una historia. Pero por supuesto, como siempre, el tiempo tiene la última palabra a la hora de desvelar la verdad de una historia latente en el corazón.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *