Las diferencias más importantes entre el amor y el apego

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El apego muestra una forma de dependencia, una relación que experimentan dos personas que se sienten cómodas en esa zona de confort, sin embargo, comodidad y felicidad no siempre son dos términos sinónimos. El amor verdadero es un sentimiento más profundo que experimenta aquella persona que está enamorada de su pareja y le quiere de una forma incondicional (el apego, por el contrario, está marcado por un amplio número de condiciones). Cuando el amor es verdadero, las circunstancias externas no son tan determinantes en la relación como el propio compromiso mutuo de respeto y apoyo.

El amor verdadero es libre

En una relación de apego, por el contrario, se valora más la simple compañía de tener a alguien con quien compartir la vida pero poniendo la atención en la propia necesidad de evitar la soledad. Por el contrario, el amor verdadero muestra al ser humano en su máxima luz como un ser único e irrepetible.


El apego se basa más en el individualismo de pensar en exceso en uno mismo, por el contrario, la esencia del amor verdadero es el bien común gracias a la generosidad emocional de aquel que lucha de verdad por la felicidad compartida. Conviene puntualizar que el apego es una cualidad muy característica de una de las etapas del amor: el enamoramiento. Momento en el que los enamorados sienten que todo su mundo se termina en ellos.

El conocimiento sincero del otro

La libertad del amor verdadero surge del pleno conocimiento del otro. Por el contrario, el apego del enamoramiento surge de la imagen distorsionada que se tiene del objeto de deseo. Una imagen que en realidad es una construcción mental. Cuando una persona siente mucho apego experimenta temor ante la posibilidad de que la otra persona rompa sus esquemas tirando por tierra esa imagen mental que aporta seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *