Estar juntos, vivir separados


Desde hace años se consolida en diferentes países (sobre todo en los anglosajones) una que permite mantener y desarrollar el amor sin por eso tener que amontonar pertenencias, momentos y gustos para hacerlos coincidir con los de la otra parte.

A este tipo de relación se le conoce como LAT –living appart toguether y es algo así como estar juntos, vivir separados-, y está dando magníficos resultados a muchos adultos que quieren tener una relación sentimental y quieren seguir siendo impares.

Es una fórmula para conservar la independencia y también es una manera para que la relación dure mucho más. Para los hombres y mujeres divorciados es una forma cómoda de tener pareja evitándose las complicaciones de que los hijos de uno y otra se adapten o no viviendo todos en una misma casa. Y a las personas que han tenido algún desengaño les da más seguridad.

Los LAT suelen vivir en el mismo municipio o no muy lejos, siendo muy fácil encontrarse en uno u otro domicilio. Tener pareja y no vivir bajo el mismo techo es algo que se va imponiendo cada vez más. Algunas razones tienen que ver con los cambios sociales que se han producido y que se siguen produciendo en esta sociedad.

Por suerte la mujer está plenamente incorporada al mundo laboral al que tanto trabajo le ha costado llegar y en el que le cuesta mucho más mantenerse. El concepto de familia ha cambiado, y varía mucho con el que existía unos años atrás.

En definitiva, ambos componentes quieren estar con la otra persona en todos los sentidos y respetan la fidelidad, pero asumen normalmente por experiencias poco gratas, que estar todo el tiempo, sin reservarse nada para sí mismos, termina por matar el amor ‘de tanto usarlo’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *