El precio del amor


¿Cuánto cuesta el amor? ¿Estarías dispuesta a morir por tu pareja? ¿Serías capaz de matar por ella? Cuando estamos enamorados no llegamos a valorar el coste emocional que tiene ese estado, simplemente nos dedicamos a disfrutarlo al máximo, especialmente si la persona de la cual estamos enamorados nos corresponde, ese sentimiento seguramente no tiene precio. Sin embargo, enamorarse puede ser una conducta experimentada individual o compartida con la pareja, tú mismo puede estar enamorado de alguien y esa persona desconocerlo. Muchas veces nos enamoramos de los ideales, a veces no es amor, es una obsesión, un capricho. Las carencias afectivas propias o ajenas se pueden confundir con gran facilidad, pero muchas veces también nos podemos hacer daño consciente o inconscientemente.

El amor es algo tan bonito que no se puede calcular científicamente, es un sentimiento que va mucho más allá. Cuando nos sentimos atraídos por alguien, suponemos que existe algo interior que nos hace tener una percepción positiva a simple vista de la persona querida y puede ser que esa percepción positiva se mantenga en un futuro. El amor abarca todo, a nivel psicológico, fisiológico, celular, social, espiritual y económico.

El amor proporciona experimentar felicidad, lo que inhibe de los sentimientos negativos y favorece un aumento de la energía. A veces actuamos pensando en el ser querido de forma compulsiva, nos dejamos llevar. Esa sensación de estar enamorado, de desear a alguien por encima de todas las cosas, también puede ocasionar un cierto estrés positivo al saber que le veremos pronto, tenemos ganas de estar juntos.

Estar enamorado tiene grandes ventajas, para empezar tienes la posibilidad de compartir o tener alguien con quien salir, de tener un posible futuro a su lado, de formar una posible familia o incluso de tener un status social o económico mejor. Sin embargo, estar en pareja supone muchos gastos. Las salidas al cine, una noche de hotel, las vacaciones, ir a comer a un restaurante, salir a bailar, los pequeños regalos, el médico, la ropa, los momentos de ocio, pues la idea es simplemente disfrutar la presencia de la pareja. Al final todos los gastos se agrupan y supone que tener pareja requiere una gran inversión.

Amor,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Creo sinceramente que el estar enamorado y ser correspondido vale la pena independiente del costo. Ahora estar enamorado y no ser correspondido es una estafa que tiene costos incalculables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *