El enamoramiento más auténtico


El enamoramiento es un sentimiento que no siempre deriva en amor, sin embargo, igual que el propio amor puede ser más o menos auténtico, dependiendo de los intereses de la persona, de su actitud y de su propio modo de sentir. El enamoramiento más auténtico es aquel que está por encima de todo orgullo y de todo resentimiento. Por ello, incluso cuando la otra persona te ha tratado con indiferencia y no te ha correspondido del mismo modo, eres capaz de mantener una actitud elegante, sin ningún tipo de reproche. El amor infantil es aquel que se refleja en el amor comprendido como una exigencia. En realidad, nadie puede reclamar en otra persona atención porque eso surge de una forma natural o no sucede nunca.

El enamoramiento más auténtico se nota también, en que se produce al margen de tu voluntad. Incluso cuando con tu razón ya te has dado un discurso elaborado sobre los motivos por los que la otra persona no te conviene, dentro de ti hay algo que no cambia cuando le ves, cuando piensas en tu historia o sabes algo de su vida. Por esta razón, muchas veces, por mucho que creas que has olvidado a alguien, no lo puedes saber al cien por cien hasta que vuelves a cruzarte con esa persona de una forma inesperada y en ese momento, dentro de ti, sientes nuevamente interés, o por el contrario, sí estás seguro de que te resulta indiferente.

También puede suceder que en un primer momento, ante el impacto puedas responder con indiferencia, y sin embargo, después, no puedas parar de dar vueltas a la cabeza a esa situación imprevista. Cuanto más auténtico es el enamoramiento más feliz se es en ciertos momentos, pero también, más se sufre en otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *