Cuatro cosas que descubres durante un viaje

paseo-en-gondola
El verano es una de las épocas del calendario en las que los viajes están muy presentes. Viajes que parten de una motivación concreta: deseo de descanso, deseo de volver a un lugar especial, inmersión lingüística… Los viajes aportan lecciones de vida. ¿Cuáles son algunas de esas posibles enseñanzas?

El viaje interior

La lectura de un mapa es una constante en la programación de una ruta de vacaciones, sin embargo, este movimiento no solo es externo, sino que también es visible en el paisaje interior de quien vuelve a casa habiendo ampliado la imagen de su zona de confort por medio de la referencia de nuevas experiencias.

La distancia aporta una nueva perspectiva

El viaje refuerza el descanso mental de quien se distancia durante unos días del escenario de su vida de siempre tanto personal como profesional. Un ser humano no solo puede tener una perspectiva distinta de un hecho a partir del paso del tiempo, sino también por medio de una distancia que ayuda a relativizar las dificultades.

Superas límites

Cuando te visualizas a ti mismo antes del viaje y cuando observas tu propia evolución por medio de la experiencia práctica de esta escapada, identificas tu potencial ilimitado. Por medio de esta experiencia de autodescubrimiento vivida al compás de un viaje te conoces mejor a ti mismo.

Al viajar superas límites porque por mucho que hubieses planificado tu viaje de antemano, siempre surgen imprevistos ante los que tienes que tomar nuevas decisiones.

chico-mirando-el-mar

Los mejores recuerdos no se guardan en fotografías

Aunque las fotos describen parte de la secuencia visual de un viaje con paisajes, arquitectura, arte, emociones y sonrisas, muchos de los detalles felices de un viaje no pueden inmortalizarse en una foto con la misma precisión que la realidad misma.

¿Cuáles son las lecciones que aprendiste viajando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *