Cuatro contradicciones del enamoramiento


El enamoramiento es una etapa de la vida marcada por constantes contradicciones. Jacinto Benavente afirma que “el amor es como el fuego. Ven antes el humo los que están fuera… que las llamas los que están dentro”. Es decir, el amor añade algo de miopía en la vista de aquel que pierde la objetividad de la realidad fruto de la ilusión.

Hacer una cosa y decir otra

Es muy propio en el proceso de enamoramiento, caer en la contradicción de hacer una cosa y decir otra totalmente distinta. La razón y la voluntad no siempre caminan en la misma dirección, sin embargo, el deseo de lograr el objetivo es tan fuerte que la esperanza de ser correspondido pesa más que la desesperanza que surge en otros instantes.

Negar los sentimientos

En el proceso de enamoramiento también se produce la situación contradictoria de negar los sentimientos ante los amigos más cercanos y negar lo evidente por no querer dar explicaciones a terceras personas. Existen enamorados que viven la situación incómoda de escuchar consejos de amigos y familiares que son contrarios a esa historia de amor. En ese caso, existen personas que prefieren protegerse de esa situación.

Seguir insistiendo

Existe una contradicción muy típica del amor. La de seguir insistiendo en el proceso de conquista a pesar de que el enamorado ya se ha prometido a sí mismo tirar la toalla después de haber sufrido más de una decepción.

Breve duración del enamoramiento

Existe otra contradicción posible y es la de que una persona comience una relación con alguien cuando hasta hace muy poco tiempo aseguraba que le gustaba otra persona. Este tipo de contradicción es típica de personas que son muy enamoradizas o que tienen muchas ganas de encontrar pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *