Cómo pedir ayuda a un amigo


Existen situaciones concretas en la vida en las que una persona puede necesitar de la ayuda de un amigo para superar un bache o para encontrar algo de alivio a nivel emocional. Aunque lo más lógico en este tipo de situaciones es que pidamos ayuda atendiendo a nuestras propias necesidades, no siempre lo hacemos. Existen diferentes motivos: por miedo al qué dirán, por no querer preocupar a nadie más o por creer que tú solo puedes superarlo. Pedir ayuda en una situación importante es todo un acto de higiene mental.

Actúa con naturalidad

Igual que en un momento de alegría llamas por teléfono a un amigo para invitarle a la fiesta, con la misma naturalidad y el mismo grado de confianza, puedes descolgar el teléfono para ponerte en contacto con un amigo al que le puedes decir qué te ocurre. Cuanto antes se pide ayuda en una situación de dificultad, mejor.

Por otra parte, si se trata de una situación difícil, cuanto más concreto seas en tu petición de ayuda es mejor. Para ello, especifica en qué puede ofrecerte su mano. Por ejemplo, puedes pedirle un favor. Además, al hacerlo también estás mostrando tu confianza hacia ese amigo por lo que se sentirá valorado por ti.

Los amigos hacen favores

La amistad se basa en la reciprocidad. Igual que tú has podido dar tu apoyo a ese amigo en un momento de dificultad, del mismo modo, tú puedes pedir un favor concreto a esa amistad explicando tus razones.

Explica qué te sucede, cómo te hace sentir esa situación y por qué necesitas ayuda. Evita dar rodeos y sé directo diciendo lo que piensas. De lo contrario, se pueden producir interferencias en la comunicación entre emisor y receptor. Pedir ayuda es un acto de humildad pero también de amor hacia ti mismo y hacia aquel en quien depositas tu confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *