Cómo medir la calidad del amor


¿Cómo se puede medir la calidad de una historia de amor? En base al bienestar emocional que te produce y también, a la tranquilidad. La verdad es que algunas personas se dejan seducir por el vértigo emocional que produce arriesgar por algo muy difícil. Sin embargo, al final, el equilibrio interior no tiene precio y una vez que has pasado por una historia de esas que te tenía el corazón en un puño cada minuto porque no sabías qué iba a pasar, entonces, te sientes afortunado por haber encontrado a una persona, que simplemente, tiene la gran virtud de estar ahí y de valorarte tal y como eres.

La calidad de un amor implica trabajo. Es decir, un trabajo de equipo que es responsabilidad tanto de él como de ella. Por ello, es importante entender que aunque parezca tópico el amor es como una planta que debe regarse y cultivarse cada día para que no se marchite y para evitar caer en la monotonía y en la rutina del día a día. Es bueno tener espacio para hacer planes en común con la pareja. Existen personas que más allá de vivir bajo el mismo techo, no tienen ilusiones compartidas. Esto no es convivir.

La calidad de un amor también se mide por el grado de libertad. Es decir, por la capacidad que tienes de expresar cómo te sientes, de hacerle saber al otro tus ideas, tus emociones y las cosas que te gustaría que fuesen de otra forma. Si siempre te callas, el otro no puede adivinar tus pensamientos por arte de magia.

Una historia de amor puede mejorar en calidad con el paso de los años, sencillamente, porque el nivel de conocimiento mutuo también es mayor. Cuida los pequeños gestos del día a día y hazle saber a la otra persona que le quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *