Cómo disfrutar más de las relaciones personales


Las relaciones personales son fuente de satisfacción pero también son foco de conflicto. De hecho, lo lógico y natural es que a lo largo de la vida, tengas que hacer frente a unas cuantas decepciones, incluso de personas que no esperabas. Para disfrutar más de las relaciones personales, el primer paso, y el más difícil, es no perder la fe en las personas a pesar de todo el dolor interno que puedas tener en ciertos momentos. Incluso, merece la pena dar una segunda a algunas personas. Somos humanos, imperfectos y limitados y esperar que cualquier persona sea como tú esperas las veinticuatro horas del día, es una trampa imposible de salvar.

Del mismo modo, también es importante que recuerdes que tú no eres responsable de cómo te tratan los demás porque mereces amor incondicional. Es decir, mereces que te quieran tal y como eres.

El poder de la amistad

La amistad es un estímulo y un aliciente añadido en el camino de la felicidad. Con los amigos compartes buenos momentos en la rutina cotidiana. Sin embargo, a veces, se tiene un concepto muy limitado de la amistad, como si un amigo solo fuese aquel con quien quedas a tomar un café con frecuencia. Hay amistad allí donde hay un nexo personal auténtico. Con eso es suficiente para poder saber que existe un afecto mutuo entre dos personas.

Vive el presente

Vive el presente, no te adelantes a situaciones del futuro. Al igual que sucede en el amor, nadie sabe si una amistad será eterna o si, en cambio, tendrá una duración temporal. De hecho, los lazos personales también se renuevan porque las personas cambian, maduran y sus necesidades también son diferentes.

Disfruta de la compañía de las personas, acepta aquello que cada una quiera darte, no exijas más por pura norma. Aprende a aceptar las cosas tal y como son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *