Claves para seleccionar mejor las amistades

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


A lo largo de la vida se conocen a muchas personas, algunas llegan de paso, es decir, están un tiempo en tu camino, sin embargo, otras puede que se queden para siempre. Así sucede en el caso de aquellos amigos con los que no pierdes el contacto, sigues compartiendo conversaciones incluso, en la distancia. El afán de notoriedad, de popularidad, o incluso, el miedo a la soledad, pueden llevarte de una forma equivocada a buscar demasiadas personas a tu alrededor.

Porque la clave de la vida y de la amistad no está en la cantidad de gente que tienes sino en el hecho de que sea de calidad. Al final, es imposible tener muchos amigos, porque no hay tiempo suficiente para cultivar la relación de verdad con todos. Por tanto, en caso de optar por esa opción se corre el peligro de caer en la superficialidad.

Por supuesto, también conviene matizar que de una forma muy positiva existen diferentes grados de amistad. Es decir, existen amigos íntimos y también, amistades con las que quedas para hacer planes, por ejemplo, ir al cine. Incluso, existen conocidos con los que tienes una relación más cercana. Todos estos vínculos son enriquecedores y te aportan muchas cosas buenas en tu día a día ya que el reconocimiento social alimenta la autoestima y la empatía.

A la hora de seleccionar bien a los amigos debes ser observador para ver cómo se comportan. Por ejemplo, si alguien critica delante de ti a un amigo suyo, puedes estar seguro de que te encuentras frente a alguien imprudente que en algún momento podría estar haciendo lo mismo contigo. Por otra parte, también hay que dar tiempo al tiempo y no forzar las cosas. La naturalidad es positiva entre dos amigos y el cariño surge en la medida en que se alimenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *