Cinco verdades sobre las parejas felices


Las parejas felices no tienen nada que ver con el prototipo mostrado en una película de Hollywood. La vida funciona de otra manera y en más de una ocasión, esos estereotipos ideales hacen mucho daño a quienes se crean una imagen distorsionada de la perfección.

Las parejas felices discuten

Las parejas felices discuten y tienen diferencias de opinión. Las parejas que aseguran que no riñen nunca mienten o tienen un vínculo muy superficial. Lo que diferencia a las parejas felices es su capacidad para gestionar los conflictos y resolverlos de una forma óptima. Una relación infeliz es aquella en la que las parejas pasan más tiempo distanciadas por enfados que unidas por el amor. Es normal discutir en pareja, al igual que es normal tener diferencias de criterio en el seno de cualquier convivencia familiar, por ejemplo, entre padres e hijos.

Las parejas felices tienen dudas

Las parejas felices también tienen dudas puntuales sobre su futuro o sobre sus sentimientos en ciertos momentos porque dudar es humano. Sin embargo, la duda es mínima y muy puntual, de ahí, la solidez de la historia que está basada en la firmeza del corazón de ambos.

Existen rachas

Como la vida no es una historia de película, existen capítulos más bonitos que otros. Es decir, las parejas felices también han superado crisis y rachas negativas. Su felicidad reside en parte en haber superado con éxito etapas en las que el amor romántico brillaba menos.

Balance positivo

Son parejas que hacen un balance totalmente positivo de su relación y de su vida en común. Ven los defectos que tiene el otro y sus debilidades, sin embargo, también ven sus fortalezas y sus virtudes. Por ello, cuidan de la relación de una forma consciente.

Envejecer en común

Las parejas felices son aquellas que se imaginan envejeciendo juntos y con un futuro en común. Las parejas sólidas son aquellas que hacen planes a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *