Cambiar la opinión en los sentimientos


En la vida, es fácil y frecuente cambiar de opinión. Sin embargo, no siempre nos permitimos cambiar nuestro modo de pensar o nuestro punto de vista sobre una persona. Pero está claro que es más habitual de lo que parece a simple vista enfrentarte a situaciones en las que alguien te caía mal y en la medida en que le vas conociendo, le ves con otros ojos diferentes. Pues bien, este cambio de opinión es aplicable al amor y a la amistad.

En el amor suele suceder con relativa frecuencia este giro radical desde un punto de vista emocional. Cuando alguien te insiste hasta caer en la pesadez que quiere salir contigo, no te da tiempo de echarle de menos. En cambio, cuando esa persona se aleja y se olvida de ti, puede que entonces, empieces a querer acercarte tú. Por otra parte, también puede pasar que en caso de que alguien de tu confianza te haya hablado mal de una persona puede que no te permitas tener tu propio criterio de entrada para opinar, sin embargo, con el trato y el paso de los meses, te das cuenta de que es una persona fantástica.

En la situación contraria también es fundamental cambiar de opinión. Por ejemplo, imagina que hay alguien que te gusta mucho, sin embargo, conforme más le conoces, el encanto cae hasta el punto de desaparecer. ¿Por qué se produce todo esto? Sencillamente, porque cuesta mucho tiempo conocer a las personas y saber cómo son. De hecho, puede que no tenga nada que ver conocer a una misma persona en una etapa de su vida o en otra diferente ya que el estado de ánimo influye, la situación general y las circunstancias del entorno.

En la vida, es un signo positivo desde un punto de vista emocional ser flexible para adaptarte a los cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *