Así te sientes cuando das más de lo que recibes


El amor podría quedar representado de forma metafórica en una balanza en la que ambos lados deben estar equilibrados. Tal vez, no al cien por cien pero sí en un porcentaje muy alto. ¿Qué sucede cuando das más de lo que recibes? Te vas quedando vacío, pierdes ilusión por la relación, comienzas a desgastarte y en vez de tener ganas de estar con tu pareja, deseas alejarte de una forma inconsciente. Ya que el hecho de recibir poco te hace sufrir como es natural.

En primer lugar, solo te aconsejaría dar más de lo que recibes en caso de que seas totalmente consciente de que es así. Es decir, que observes con objetividad que eres tú quien toma la iniciativa en la mayor parte de los casos por lo que el interés que la persona que te gusta tiene en ti, es relativo. Así, el grado de decepción será menor cuando las puertas se cierren de par en par.

Por supuesto, dentro de una historia de amor verdadera existen momentos que pueden ser más o menos breves en los que uno sirve de apoyo absoluto al otro. Así sucede por ejemplo, en una situación de desempleo en donde el grado de desesperación puede llegar a ser notable, también sucede ante una situación de enfermedad o en una depresión ya que los enfermos de depresión pierden ilusión por las cosas, incluso, tienen dificultades para disfrutar de cosas con las que antes se sentían bien.

Una relación verdadera es tal precisamente porque se tiene la confianza ciega en el otro y porque sabemos que nos apoyará siempre que lo necesitemos. El compromiso, la generosidad y el respeto fundamentan las bases de un sentimiento universal: el amor. Disfrútalo y cuídalo cada día ya que el efecto que puede producir la rutina y la comodidad es desolador en aquellos que no se dan cuenta de que es necesario combatir la monotonía con creatividad.

Amor,
>

También te puede interesar...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *