Amar con sentimiento de culpa


El amor pleno es aquel que surge en libertad y aporta bienestar a la persona, sin embargo, el sentimiento de amar también puede poner a prueba el bienestar psicológico de una persona que tiene algún conflicto interior. Por ello, el enamoramiento puede venir acompañado de sentimientos tan tóxicos como la culpa. En casos así, la persona vive con un sentimiento de dualidad la historia: por una parte, se siente bien consigo misma por haberse enamorado, por otro lado, siente que se enfrenta a algún tipo de peligro o que hay algo que va a perder.

La vida en pareja cambia, eso es cierto, se ganan algunas cosas pero también, se pierden otras. O mejor dicho, no es que se pierdan sino que se tienen de otra manera. Quienes tienen un vínculo muy dependiente de su madre o de su padre, por ejemplo, hijos de personas que quedaron viudas muy jóvenes, pueden sentirse un tanto mal al enamorarse porque sienten que al hacerlo se alejan de la persona que quieren cuidar y proteger. En este sentido, conviene pensar que el amor siempre es una ganancia emocional para ti y para tu entorno ya que el hecho de tener una persona que merece la pena a tu lado, es gratificante.

En otros casos, el sentimiento de culpa también puede surgir en aquellas personas con un bajo nivel de autoestima que no se consideran dignas de ser amadas. En este sentido, el primer paso es empezar a trabajar más el bienestar interior para poder estar en paz con uno mismo. Para finalizar, la culpa también puede surgir en caso de no haberse superado el duelo por la pérdida de una pareja anterior que murió. En una situación de esas características, la persona que sigue viva se puede sentir culpable por rehacer su vida. Sin embargo, es humano y muy saludable, pasar página y avanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *