Acepta las cosas como son


Qué fácil es aceptar la alegría en el momento de máximo amor, es decir, en la etapa inicial del enamoramiento cuando la emoción te desborda desde los pies hasta la nuca. Sin embargo, qué difícil es entender el dolor y la decepción cuando hacen acto de presencia en tu vida. Cuanto más te resistas a aceptar que otra persona no te quiere, por ejemplo, más vas a sufrir.

Evita culparte cuando el otro no te llame por teléfono incluso en el caso, de que te dijera que lo iba a hacer. No te sientas mal por haberte enamorado de alguien que no te corresponde. Simplemente, sigue con tu vida. En el mundo existen muchas personas y aunque a veces, te sientas así, no estás solo.

Tienes familia y amigos que se preocupan por ti y que te aprecian. Es decir, centra tu energía en aquellas personas que te valoran del mismo modo porque sólo así podrás crecer a nivel emocional y encontrarás algún día el amor de verdad.

Seguramente, cuando alguien te abandona y rompe contigo, no te convencerá nada la explicación que te dé la otra persona. En el fondo, lo que menos importa es la explicación, es decir, debes quedarte con el hecho de que el otro no quiere estar a tu lado (y además, está en todo su derecho de sentirse así). Es decir, no busques una explicación lógica a una ruptura, porque nunca la hallarás.

Intenta aceptar las cosas tal y como son aunque te duela. Es decir, asume que la realidad es tal y como se muestra y no te estanques en cómo te hubiese gustado a ti que se desarrollasen los acontecimientos. Si apuestas por esta segunda opción, corres el peligro de quedarte en el plano ideal de tu mente donde todo es de color de rosa. Pero estarás pagando el precio de engañarte a ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *