Tropezar mil veces en la misma piedra


¿Puede ser el amor un tropiezo? La realidad es que sí. Hay caídas que te duelen tanto o más que si te hubieses caído de un séptimo piso y sin paracaídas. Pero a base de golpes, también se aprende a querer. Con la edad descubres que no merece la pena vivir un amor a cualquier precio. Hay personas que viven una historia incluso a costa de perder la propia dignidad.

Tal vez esta afirmación suene dura. Pero Rosetta Forner que es coach y escribe libros sobre el ámbito de la pareja insiste una y mil veces en la necesidad de cuidar la propia dignidad para aprender a amar. ¿Quién será la persona que te quiera de verdad? Aquella persona que vea tu luz, que te anime a ser más tú todavía y que te acerque a tu esencia.

Aquellas personas que tropiezan una y mil veces en la misma piedra se pasan la vida compadeciéndose a sí mismas por un pasado del que no se dan cuenta que ellas mismas son responsables. Y es verdad, todos tenemos un grado de responsabilidad en la elección que hemos tomado en el amor. Cualquier decisión implica pagar un precio en mayor o en menor grado.

La mayoría de las personas tienen a sus espaldas alguna historia que les hizo daño en su vida. La actitud que cada persona adopta ante esta situación es totalmente distinta. La actitud adecuada ante un error es la de darte la oportunidad de rectificar y confiar en que eres merecedor de un amor mejor. Empezando por el amor que te tienes a ti mismo. A veces, el mayor problema empieza por pensar que tienes que conformarte con cualquier cosa porque tal vez nunca aparezca esa persona que sea de verdad especial.

Amor, ,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *