La mediación en el divorcio


Aunque tiene épocas en las que, desgraciadamente, está más de moda, el divorcio sigue siendo bastante común en la mayoría de los países occidentales. Según los expertos, existen cuatro fases principales que forman parte del proceso de poner fin a un matrimonio: arbitraje, negociación, litigio y mediación. En los últimos años, la mediación se ha convertido en una forma popular para hacer frente a los procesos de divorcio.

¿Qué es la mediación del divorcio? La mediación en el divorcio tiene diferentes significados para diferentes personas. Con este método, la pareja que se divorcia se sentará en una habitación con un mediador neutral. El mediador les ayudará a trabajar los temas que necesitan resolver para que puedan obtener pacíficamente su separación. La mediación en el divorcio debe ser confidencial y flexible, además, les permitirá resolver de manera conjunta sus conflictos de manera que puedan seguir trabajando juntos como padres o seguir adelante con su vida después del divorcio.

¿Qué es un mediador? Un mediador es un negociador neutral e independiente, que habla con las dos partes y trabaja para conseguir lo mejor para cada una de las partes. Esta neutralidad significa que el mediador no puede dar consejos al marido o la esposa, y no puede actuar como un abogado por cada parte. Lo que si puede hacer, sin embargo, es poner de relieve, lo que cada uno quiere y cuál es la mejor manera para lograrlo.

Este intercambio libre de información ayuda a negociar y puede conseguir que se tomen decisiones con una mayor confianza. Si ambos cónyuges trabajan con la misma información, la resolución de los temas a tratar será mucho más rápida y mucho mejor para los dos.

Divorcio,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *