Encapricharse de una persona


¿Capricho o amor verdadero? A veces es difícil diferenciar estos términos cuando se está empezando una relación con alguien. Un capricho hace que nos dejemos llevar por unas expectativas poco realistas sobre la pasión y el romance. Puede ser una emoción común que se suele sentir al principio de algunas relaciones. Por lo general, las personas pueden encapricharse de otras por razones superficiales, lo que hace que el amor desaparezca rápidamente.

Existen algunos sentimientos que se asocian con el encaprichamiento como por ejemplo el sentimiento de celos, el entusiasmo, lujuria, el pánico y la impaciencia. Los celos, en otras palabras, indican la posesividad y la sensación de inseguridad. El capricho es solo una sensación, que hace que muchas veces no exista emoción. La persona que se encapricha no se involucra en nada.

La diferencia básica entre el amor y el encaprichamiento es que el primero es de larga duración, mientras que el segundo es de corta duración. Todos nos enamoramos en algún momento de nuestra vida por lo que es normal dejarse llevar pero debemos revisar bien nuestros sentimientos ya que podemos llevar mucho tiempo detrás de esa persona y solo queramos conseguirla por amor propio.

En el encaprichamiento, la satisfacción de tus deseos y sentimientos se convierten en la prioridad, sin pensar para nada en la otra persona. En caso de que sea amor verdadero, la reocupación por la otra persona es tal que tú, quedas relavado a un segundo plano. Por eso el amor se centra en dar y no esperar recibir nada a cambio. Si lo que pensamos que es una relación se debilita en poco tiempo, tendremos que tener en cuenta que simplemente nos habíamos encaprichado.

Amor,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *