El verdadero conocimiento: amor y felicidad


Diariamente, junto a tu pareja, debes formularte una pregunta básica: ¿Cómo cuidas tu mente?

A menudo estás tan metido en tus emociones que no eres capaz de cuidar conscientemente tu mente y te dejas llevar por sus impulsos. Como producto de ello, tu mente se distorsiona y su búsqueda natural hacia la luz y el conocimiento se desfiguran y se convierten en una pesadilla centrada únicamente en el placer y autoengrandecimiento.

Tienes un duro trabajo por delante: Descubrir el verdadero conocimiento de tu ser ya que éste te abrirá de par en par las puertas del amor y la felicidad.

Muchos especialistas orientales han determinado que la mente tiene 5 tipos de actividad:

1. Conocimiento verdadero.
2. Conocimiento falso.
3. Imaginación.
4. Sueño.
5. Memoria.

El conocimiento verdadero trae paz y felicidad a la mente.

El conocimiento falso es falsa ilusión o alucinación. Lleva a perturbaciones y, al final a la tristeza cuando descubres que las cosas no son como pensabas que eran.

La imaginación es el pensamiento fantasioso, algo que no está basado en hechos, sino que viene de tus propias preconcepciones y tu necesidad de racionalizar el ego.

El sueño es el estado de la mente sin ningún objeto de percepción. Es una especie de ignorancia.

La memoria es un estado de la mente que refleja conocimiento verdadero previo. También existe la falsa memoria.

Es importante que aprendas a discernir qué forma de actividad mental está teniendo lugar en tu mente y qué nivel de la mente está activo.

La clave para desarrollar la mente está en establecer la correcta operación de la inteligencia. Para despertar dicha inteligencia primero debe haber una repulsión o rechazo del reino del ego. Debe haber una revolución en la conciencia misma, donde te trasladas desde la preocupación con el “yo” y “lo mío” hacia un proceso de auto-examen e inquisición objetiva de la naturaleza de la verdad.

Frecuentemente, la enfermedad, el dolor o el sufrimiento aparecen para provocar este cambio interno. La enfermedad es un síntoma de que tu visión del mundo y la forma de vivir han sido muy limitadas, egocéntricas o sin armonía.

Amor,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *