Dar sin esperar nada a cambio


Existe un ideal que en ocasiones, resulta inalcanzable para la mayoría de los mortales: dar sin esperar nada a cambio te aporta libertad, te resta frustración, te hace disfrutar de tu propia generosidad… ¿Es posible dar y no esperar nada a cambio? En ciertos momentos sí, cuando las expectativas que tienes sobre la otra persona no son muy elevadas, sin embargo, cuando alguien te interesa ya sea en el plano del amor o de la amistad, es casi imposible no querer recibir también interés por parte de la otra persona. Por ello, lo que se espera es cierto nivel de correspondencia en sus acciones.

De entrada, sí parece posible dar sin esperar nada a cambio, sin embargo, esta idea, muchas veces es fruto del autoengaño. Por ello, la frustración de que algo haya salido mal y de que el vínculo con el otro no sea el deseado, a veces, no se hace esperar. Hay algo dentro de ti que te duele, te cuesta mirar a los ojos de la otra persona, sin saber por qué, sientes resentimiento.

Dar sin esperar nada a cambio es muy positivo en el plano de la ayuda social, por ejemplo, en el voluntariado. Y en el amor también es vital en tanto que es imposible medir al milímetro lo que uno da y lo que recibe por parte del otro. Sin embargo, quien vive solo dando en algún momento, se dará cuenta a través de sus emociones de que algo no va bien, y que no puede seguir posponiendo una situación que le causa dolor.

En cualquier relación, intenta encontrar el equilibrio entre dar y recibir. De hecho, aunque dar parezca positivo, la realidad es que el equilibrio de una relación saludable también puede romperse cuando uno se da de una forma desmedida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *