La apasionante aventura de estar enamorado


Estar enamorado es una de las grandes aventuras de la vida en tanto que la perspectiva de la vida cambia respecto a una etapa de soltería. Tener a otra persona en mente cambia tus expectativas, tus ideas de futuro y tus planes. Incluso cuando todavía no sabes si esa historia tiene o no futuro, de una forma inconsciente, en medio de la ilusión del amor, el enamorado tiene fe en su futuro en común y en ese lazo que está surgiendo.

Un final imprevisible

Estar enamorado es toda una aventura porque el final de esa historia es imprevisible. Es imposible predecir cuánto va a durar el romance. De hecho, existen historias que sorprenden también al entorno que en un principio apostaba poco por ese amor y el tiempo terminó mostrando todo lo contrario.

Tampoco se puede predecir cómo será el final de esa historia. Existen rupturas que se producen por el desgaste del paso del tiempo, por falta de amor, por una infidelidad o por incompatibilidad de caracteres. En cualquier caso, tanta incertidumbre es positiva puesto que enseña al ser humano a vivir el presente y a afrontar los acontecimientos conforme se presentan.

La aventura de estar enamorado implica asumir riesgos. Incluso siendo correspondido existen momentos de dolor. Como por ejemplo, en una crisis de pareja, cuando la otra persona no se pone en tu lugar en un tema importante o en cualquier conflicto que tenga un peso notable. Pero también existe el riesgo del abandono, del rechazo y la indiferencia.

la-grandeza-del-amor

La grandeza del amor

A pesar de todos los inconvenientes, la experiencia de cada uno muestra que es mayor la grandeza del amor que eleva el corazón a una felicidad profunda en ciertos instantes. Es bonito estar enamorado y sentir algo así, aunque sea por poco tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *