Amar con entrega y solidaridad


Siempre hay personas dispuestas a dejar el mejor recuerdo y trato a los demás. Ellas son las portadoras de salud psíquica y emocional y transmiten dosis elevadas de energía positiva que enriquecen tu vida en todos los sentidos.

La asignatura que mayoritariamente debes esforzarte en practicar es el amor grande, solidario y benefactor. Éste proporciona plenitud interior a quien lo siente y practica. La gente cultivadora de tal don se convierte en un talismán, un auténtico generador de felicidad.

El reciente libro del psicólogo Bernabé Tierno, publicado bajo el título “Sabiduría esencial”, expone la dimensión del amor generoso, gratificante y autorealizante de las almas sencillas y solidarias, llenas de sentimientos de entrega hacia los demás.

Las palabras de Bernabé deberían servir como ejemplo para lograr un mundo más humanizado:

Cualquier persona feliz, comprometida, ilusionada y con una salud mental y emocional evidente, se distingue por su amabilidad, por el trato cercano, humano y afectuoso con los demás. Sea cual sea la profesión o tarea que desempeña, y el puesto más o menos relevante que ocupe en la sociedad, observamos que el amor a su profesión, a sí mismo y a los demás, es la nota dominante.

Y es que Bernabé Tierno hace alusión en su último éxito editorial al valenciano Vicente Ferrer, quien dedicó su vida a los más podres. De hecho una de sus expresiones más profundas “mi religión es el amor”, ha calado hondo en el corazón de personas procedentes de diferentes culturas. En este sentido otra figura clave es la madre Teresa de Calcuta, un claro referente de bondad.

El camino que conduce hacia la luz de la solidaridad es difícil en una época en que “lo material” cobra un peso relevante e imposibilita mirar en el interior de las almas ¿Por qué una brutal ceguera nos impide ver lo realmente importante?

Amor,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *