El baile atrae al sexo opuesto
Psicólogos de la Universidad de Northumbria en Newcastle (Reino Unido) acaban de poner de manifiesto en un estudio qué clase de movimientos masculinos son necesarios para atraer a las mujeres. Por lo visto la diferencia entre un hombre atractivo de otro que no lo es reside en las destrezas del baile. Influye la envergadura y la variabilidad del movimiento de su tronco y de su cuello, así como la velocidad a la que mueve su rodilla derecha.

En palabras de Nick Neave, uno de los líderes de la investigación:

Los movimientos del baile pueden emitir señales al sexo contrario sobre la calidad reproductiva de ese hombre, en términos de salud, vigor o fuerza. Es el primer estudio que muestra objetivamente lo que distingue a un buen bailarín de uno malo. Los hombres de todo el mundo estarán interesados en saber qué movimientos pueden hacer para captar la atención de las mujeres.

Para la prueba tuvieron que participar 19 voluntarios, de entre 18 y 35 años, a los que se les dio instrucciones precisas par que emprendieran una serie de ritmos básicos.

El baile atrae al sexo opuesto
A parte de este relevante estudio, de todos es conocido las capacidades físicas importantes que reúnen ciertas mujeres para atraer al sexo opuesto. Ellas “sacan todo su potencial de feminidad”: Gracia al caminar, finura al hablar, los gestos de las manos y del cabello.

Pero, sin duda, una estrategia femenina de seducción sexual se centra en los movimientos de baile púbicos. Una buena opción es desarrollar la danza del vientre. La cadera se convierte en la parte del cuerpo a través de la cual se expresan los más diversos movimientos. Aquí se dan cita el folclore egipcio, la danza clásica y contemporánea.

Ningún hombre se podrá resistir a los encantos de la bella dama. Los movimientos específicos acabará aproximándote al ser amado: tanto los lunares, ondulares y redondos, y como los denominados solares, que son más marcados, como batidas de cadera, egipcio, shimy y pulsación del vientre.