Cómo controlar los celos


Los celos son un sentimiento que afecta de un modo general a la calidad de vida. Pero además, más allá del dolor que producen a nivel sentimental, cuando una persona sufre por este motivo también arrastra este desgaste interior a otros ámbitos de su vida. Por ejemplo, a las relaciones de amistad (el tema de conversación se convierte en recurrente) y al plano laboral (tiene dificultades para concentrarse en el trabajo). Los celos se pueden superar pero para ello, es indispensable hacer algo al respecto: ¿Cómo controlar los celos?
SEGUIR LEYENDO “Cómo controlar los celos”

Relaciones con personas inseguras


Ser posesivo con la persona de la que se está enamorado es algo natural dependiendo del grado de posesión que se quiera mantener. No todos los niveles son buenos, sobre todo cuando empiezan a afectar a la relación pero ¿por qué surge ese alto grado de posesión?¿Por qué algunas personas necesitan estar constantemente seguros de que son amadas? La razón principal que se esconde en esta posesión suele ser la inseguridad.

Tanto los hombres como las mujeres, a veces, pueden sentirse muy inseguros con su pareja. La mayoría de las veces, la gente está insegura porque creen que no son lo suficientemente buenos para la otra persona. Sufren un fuerte complejo de inferioridad y baja autoestima que dependiendo de su estado de ánimo les hace actuar de manera dominante. Por eso, es importante que todos los signos de inseguridad que se distingan en la persona no sean ignorados.
SEGUIR LEYENDO “Relaciones con personas inseguras”

Cómo superar las inseguridades ante la boda


A veces el compromiso puede dar miedo, es algo normal. Lo cual no significa que no quieras estar con esa persona. La unión del matrimonio se entiende que es para la toda la vida o hasta que la muerte os separe, estas afirmaciones pueden generar inseguridad en los novios. La boda supone oficializar el compromiso de estar juntos para siempre, pase lo que pase. Sin embargo, la inseguridad de estar haciendo lo correcto puede afectarnos los días previos a la ceremonia. Te damos unos pocos consejos para superarlo sin problemas y conseguir la felicidad plena.

Es natural dudar o temerle al casamiento, ya que es una decisión que durará por el tiempo, en el mejor de los casos, para toda la vida. No dudes en compartir con tu pareja compartir estos sentimientos, apoyarse y tranquilizarse mutuamente. Si logras poder dialogar sobre las inseguridades, juntos podréis encontrar la manera de superarlas.

Analiza tus inseguridades personales, muchas veces relacionadas con el temor de asumir un compromiso con uno mismo y de aceptar la responsabilidad de lo que supone, pues tendrá consecuencias. Revisa si esta inseguridad es con respecto la boda o si se repite en otros aspectos de tu vida.

No hagas caso a los posibles prejuicios sociales. Si realmente deseas compartir tu vida con la persona que amas, todo lo demás no importa, el amor no tiene en cuenta la posición económica de tu pareja, su nivel de estudios o grado de formación académica, su trabajo o su familia.

No le temas al cambio de estilo de vida. Bastante a menudo las inseguridades previas al casamiento surgen ante la expectativa de cambio y a la adaptación a una forma de vida diferente. Al principio puede ser algo complicado, pero con el paso del tiempo la pareja se adaptará a la nueva situación.

No pienses en que luego puede llegar el divorcio. Si bien es cierto que en la actualidad muchos matrimonios se separan antes de cumplir los cinco años de casados, esto no quiere decir que te vaya a ocurrir lo mismo, confía en tu elección, ya que el deseo de compartir la vida con quien se ama puede sobreponerse a cualquier obstáculo que pueda aparecer en el camino.

Estimula el diálogo en la pareja para conseguir un matrimonio eterno y feliz. Recuerda que una buena comunicación os guiará a la madurez necesaria para que la felicidad se note en vuestros rostros. Procura mantener el corazón dispuesto a todos los planteamientos, ganas de hablar sobre el futuro y de aprender junto con tu pareja todas las cosas bonitas que nos ofrece la vida.

Olvidar la inseguridad


¿Estás buscando una manera efectiva de mejorar tus relaciones de pareja? Pues bien, debes comenzar a plantearte el borrar de tu vocabulario la palabra inseguridad. Esta, es la principal culpable de que muchas parejas terminen separándose. Párate a pensar un momento y establece las causas más comunes por las que tus relaciones terminan fracasando de forma habitual. ¿Te has escuchado decirte a ti mismo alguna de estas afirmaciones:

– “No valgo nada”
Las personas que tienen una baja autoestima, pueden ver como sus relaciones se van deteriorando de manera rápida. Los celos, el temor al compromiso por no valer lo suficiente y la incertidumbre, hacen que la relación se estopé muy pronto. ¿Crees que si no valieras nada tendrías tan enamorado a tu pareja? Recapacita.

– “Lo que no sabe no le puede hacer daño”
En los matrimonios y en las relaciones a largo plazo, los problemas financieros, el orgullo y la falta de honradez son un perfecto ataúd. Ocultarle a la otra persona problemas que eres incapaz de solucionar por ti mismo no te servirá para nada. Habla con tu pareja.

– “Estoy convencido de que algo pasa con su compañero de trabajo”
Si estás todo el día torturándote con la posible infidelidad de tu pareja, te irás destrozando poco a poco hasta que traspases ese problema a vuestra unión. Notarás como el resentimiento comienza a aumentar por un hecho que ni siquiera sabes si es realmente cierto o no. Pronto comenzará tu destructiva lucha desde el más profundo silencio.