Un apoyo ante la enfermedad


Es conveniente afrontar la enfermedad como una prueba de fuego de la que saldremos airosos: reforzados física y psicológicamente. A veces la vida pone obstáculos difíciles de superar. En los casos en que las dolencias persistan, has de aprender a convivir con ellas y aprovechar la ocasión para fortalecer otros aspectos antes descuidados.

Las personas luchadoras se hacen más fuertes a raíz de padecer una enfermedad. Sin embargo, en el transcurso de la misma necesitamos sentirnos queridos y comprendidos. Es la oportunidad perfecta para que tu pareja te demuestre su amor verdadero.

Ante todo, hay que adoptar una actitud metal positiva ya que es la mejor forma de ayudar a tu compañero/a a superar los continuos inconvenientes que pueden desarrollarse. El sistema inmunológico reacciona mucho mejor si eres optimista. El cerebro tiene el poder suficiente como para mejorarte o enfermarte del todo, y eso depende de tí exclusivamente. Fuera envidia, celos, ira. Estas emociones provocan un incremento en la producción de determinadas hormonas, como son la epinefrina, norepinefrina y adrenocorticotropina.

Conviene aplicar en la vida de pareja dos consejos fundamentales de toda la medicina: la prevención y la curación. Existen dos tipos de enfermedades: las físicas o corporales y las psicológicas o mentales. En ambas circunstancias necesitarás continuas atenciones para la sanación de la alteración de la salud que sufres.

Los diferentes especialistas facilitan las claves para restablecer un estado saludable en la persona:

1) Dependiendo de caso el uso de fármacos elimina del organismo al invasor que produjo la enfermedad.

2) Es importante proveer al cuerpo de defensas adecuadas en sus células para frenar y eventualmente eliminar al invasor.

3) Se recomienda poner el cuerpo en baja actividad o en reposo para que toda su energía se dedique a combatir la enfermedad.

4) Tomar la alimentación correcta para la sanación.

5) Si la enfermedad es producto del mal ambiente, entonces cambiar de ambiente o cambiar al ambiente.

6) Cuando la enfermedad es producto de desequilibrios internos del cuerpo, proporcionarle los elementos necesarios para regresarlo a su equilibrio interno.

7) Si la enfermedad es producida por una alergia, el mejor remedio es averiguar cuál elemento la produce, y evitarlo.

En definitiva, la paciencia y la comprensión serán las armas más idóneas para obtener a corto o largo plazo buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *