Tres prejuicios sociales que sufren los solteros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Existen muchos estereotipos relacionados con el amor y la pareja. Así como todavía muchas personas consideran que la verdadera felicidad de una pareja llega cuando se forma una familia, también hay quienes estiman que la soltería es un estado de menor calidad de tiempo. Desde esta perspectiva, muchos solteros viven prejuicios sociales que pueden llegar a causarles sufrimiento. Esto ocurre, especialmente, cuando la persona desea enamorarse y encontrar pareja, pero no se ha dado esa circunstancia. ¿Cuáles son los prejuicios más negativos?

Ser guapo y estar soltero

Uno de los prejuicios más negativos tiene que ver con la deducción de que algo extraño ocurre si una persona guapa y atractiva, con una apariencia física que llama la atención, no tiene pareja. Lo cierto es que así como hay personas guapas y menos belleas que están felizmente enamoradas, en el universo de la soltería ocurre exactamente lo mismo.

Se pierden oportunidades con la edad

Otro prejuicio parte de creer que las posibilidades de encontrar pareja se reducen de forma notable con la edad. Sin embargo, existen muchas excepciones a esta teoría a través del ejemplo de tantas personas que se enamoraron más de allá de los 40 y los 50.

Lo natural es estar en pareja

Para algunas personas, el estado natural es estar en pareja, compartir la vida en común y tener un proyecto de futuro. Sin embargo, esta idea está un tanto desactualizada en una sociedad en la que ya deberíamos estar plenamente convencidos de que la felicidad de una persona no depende tanto de sus circunstancias sentimentales sino de sí misma. Las opciones de tener una relación de pareja feliz, aumentan a partir de la autoestima de un soltero que se quiere a sí mismo.

Que cada persona viva su camino sin estar tan condicionada por ideas previas y pueda desarrollarse plenamente como ser humano tanto si está felizmente soltero como si vive el regalo de estar enamorado y ser correspondido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *