Tres preguntas frecuentes al final de una relación de pareja


Las dudas de futuro muestran la tendencia que tiene la mente humana a adelantarse a los acontecimientos. Cuando la mente se bloquea por tener un exceso de dudas es fundamental poner freno a tantos interrogantes de una forma consciente. Así como al inicio de una relación de pareja es normal tener dudas, del mismo modo, al final de una historia, también surgen tres interrogantes frecuentes. ¿Cuáles son esas dudas?

¿Qué es lo que ha fallado en esta historia?

Al final de una historia de amor surge una sensación de desencanto notable al comparar el sabor amargo de ese instante con la ilusión de los inicios. Una ilusión que al sentirse tan lejana produce una sensación de fracaso y de desorientación al no saber qué es lo que ha fallado exactamente. Algunas personas también se preguntan: ¿Qué fue lo que hice mal?

¿Existe alguna esperanza?

Existen personas que todavía tienen sentimientos por el otro en el momento de la ruptura. Y esto implica que haya personas que se pregunten si más allá de la idea de la posibilidad de romper, existe una mínima posibilidad de poder recuperar el rumbo de la relación de forma positiva: ¿Existe alguna esperanza?

Esta duda afecta más intensamente a aquellas personas que sufren mucho por no tener pareja y viven la soledad con sentimiento de desamparo.

¿Qué hacer a partir de ahora?

Tras el final de una relación de pareja se abre un nuevo camino, una nueva etapa en la que la persona tiene que asumir cambios importantes, hacer reajustes para rehacer su vida y centrarse en sí misma. Decir adiós nunca es fácil y la nostalgia durante la primera fase de ruptura es inevitable.

Tras una ruptura de pareja, existen personas que también se preguntan si será posible mantener o no la amistad con el ex. Lo cierto es que no se trata de algo prioritario, lo más importante es el bienestar personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *