Tres causas de una crisis existencial

hombre-sobre-roca
Existen periodos de crisis que, a pesar de la incertidumbre que producen, también ofrecen la oportunidad de un crecimiento interior ilimitado. Una crisis existencial no resulta cómoda. El protagonista experimenta emociones que le indican el deseo de salir de ese marco de referencia habitual. Cada persona tiene su propia historia. Y una crisis existencial adquiere su sentido pleno en ese marco de referencia. ¿Cuáles son las tres principales causas de una crisis existencial? En Son Pareja enumeramos estos tres ejemplos.

Conciencia del paso del tiempo

El factor edad puede influir en esta cuestión sin que esto signifique de manera exacta que todo ser humano que cumple una edad determinada experimenta este tiempo de crisis. Un episodio de estas características está vinculado con esa sensación que produce el inevitable paso del tiempo, la brevedad de la vida y la imposibilidad de recuperar los instantes perdidos. En un momento determinado, una persona puede hacer balance y llegar a la conclusión de que no se encuentra en el lugar en el que realmente desearía estar, aunque tal vez todavía no tenga claro cuál es ese punto ideal.

Búsqueda de sentido de la vida

La búsqueda de significado de la vida siempre es personal. Uno de los autores que reflexiona sobre este viaje interior es Victor Frankl. Puede ocurrir que una persona se sienta desbordada por preguntas que le hacen cuestionarse aspectos de la existencia que no había tenido en cuenta hasta ese momento. Esta búsqueda de sentido de la vida está directamente vinculada con la propia conciencia de la finitud.

chica-de-vestido-rojo

Crisis personal

Las expectativas personales y la realidad misma pueden estar muy distanciadas en uno o varios aspectos de la vida de una persona: trabajo, familia, pareja, amistad, proyectos… La insatisfacción personal en torno a pilares importantes de la felicidad puede hacer que el protagonista atraviese un periodo de cambio. Por ejemplo, una persona puede tener la sensación de estar viviendo la vida que los demás esperan que viva pero no la que verdaderamente desea.

Sentimientos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *