Trabajar juntos


Comenzar un proyecto laboral juntos puede crear tensiones y distanciamientos incluso en las parejas más felices y compatibles del mundo. Mantener una relación intacta trabajando juntos a diario puede convertirse en el trabajo más duro. Podéis tener en cuenta los consejos que os vamos a dar para intentar que el trabajo afecte lo menos posible a vuestra relación.

Definir con cuidado el papel de cada uno de los socios.
Desde el principio debéis dejar muy claras cuales son vuestras funciones en la empresa. En el plan de negocio que redactéis debéis definir vuestras funciones en base a lo que cada uno sabe hacer mejor.

Pensad que sois socios, no empleados el uno del otro.
Si uno de vosotros se nombra jefe debe tener cuidado con su forma de trabajar. Esto puede afectar a vuestra relación más que nada por las “formas” del jefe.

Respetad la forma de trabajar de cada uno.
Puede que a ti te guste tener la mesa muy ordenada y a tu pareja no; no sucede nada. Lo que podéis hacer es buscaros despachos diferentes. No pongas trabas a todas las decisiones que toma tu pareja, muchas pueden ser igual de válidas que tus decisiones. Pensad que sois compañeros de trabajo y que vuestro esfuerzo unido es el que va a proporcionaros los mejores frutos.

Compartir las tareas.
Es el momento de compartir el trabajo y no nos referimos solo al ámbito laboral. Distribuiros las tareas de la casa y los papeleos para que podáis trabajar más cómodamente los dos.

No permitáis que el trabajo sea la única cosa que compartáis.
Cuando terminéis la jornada dedicaros tiempo el uno al otro como la pareja que sois.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *