Tatuajes: Amor, erotismo y protección


Los tatuajes poseen muchos significados. Aquellos que hacen alusión al amor, al erotismo y a la protección reúnen una espectacular belleza. A lo largo de la historia de la humanidad, los símbolos más frecuentes han sido los corazones, las lunas, los soles, las estrellas, los querubines y las flores.

Si echamos un vistazo al pasado, en ciertas culturas triunfaba la idea que difundía que “un cuerpo sin tatuar era un cuerpo estúpido”. Concretamente en las Islas Marquesas guardaban un profundo significado erótico-sexual. Así, las féminas se tatuaban los dedos de las manos y las orejas con finísimos dibujos y sobre la vulva símbolos obscenos. En este sentido, los varones se tatuaban todo el cuerpo, la nariz, los parpados, la lengua y el cuero cabelludo.

También lucir una piel tatuada era un potente símbolo mágico-religioso con el fin de garantizar la protección física y espiritual. Pero cuando la muerte acechaba, a los muertos se les extraía la piel ya que se creía que al guardián del paraíso le desagradaban los tatuajes. Para regresar al estado de pureza era necesario, presentar un cuerpo físico totalmente limpio, para poder ser enterrado en tierra sagrada y su espíritu alcanzar el paraíso.

Taroko, el pueblo indígena de Taiwán, tenía como costumbre hacerse tatuajes faciales al llegar a la vida adulta. Los tatuajes en el rostro eran frecuentes una vez que las jóvenes aprendían a tejer y los jóvenes a cazar. Esta práctica tenía la raíz en unas creencias firmemente arraigadas: Solamente aquellos que llevaran tatuajes faciales serían autorizados a cruzar el Puente del Arco Iris hacia el cielo después de la muerte. Sin embargo, dicha costumbre acabó cayendo en desuso ya que posteriormente se produjo la prohibición por parte de las administraciones coloniales japonesas y chinas.

Gracias a los exploradores de los siglos XVIII y XIX se introdujo la moda del tatuaje en Occidente. El capitán Cook describió en sus libros el proceso antiguo del tatuaje al entrar en contacto con indígenas de las Islas Marquesas y con los maoríes.

Especiales,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *