Superar el miedo al rechazo


El amor es mágico, tanto, que cuando estás en la primera fase de enamoramiento no puedes dejar de pensar en la persona que te gusta. Recuerdas una y mil veces los momentos compartidos. Valoras cada pequeño detalle ya sea en forma positiva o negativa. El hecho de que no te haya saludado, por ejemplo, puede convertirse en un verdadero drama a nivel emocional. Como siempre, en medio de tantas emociones es importante poner la razón y pensar con objetividad para aprender a vivir de una forma más flexible y relativa el propio amor.

Lo primero que debe tener claro cualquier persona que se enamora antes de saber si es correspondida o no, es que su valor es exactamente el mismo incluso, si la otra persona no siente lo mismo. Uno de los mayores peligros del rechazo es que puede producir una herida en la autoestima de la persona afectada si a nivel de pensamiento ésta se da el mensaje equivocado, por ejemplo, “no soy lo suficientemente guapa para él”.

Nadie manda en el corazón ajeno al igual que también nos gusta que nuestro corazón tenga su libertad. Por ello, lo único que se puede esperar del rechazo es que la persona te exprese lo que siente por ti con cariño y respeto. A partir de ahí, tú decidirás si te interesa o no mantener el contacto aunque sea en el seno de la amistad.

Para afrontar el miedo al rechazo también debes tener claro en tu mente que si nunca te arriesgas a ganar, entonces, siempre perderás. El riesgo que implica el amor está ahí, cuando te declaras a la otra persona no sabes si desea o no lo mismo que tú. Lo que está claro es que cuanto antes sepas que una persona no está interesada en ti, antes podrás aceptarlo y poner tu objetivo vital en otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *