Síntomas de que te has enamorado


El amor es una etapa mágica, especialmente, en su momento inicial. La química del enamoramiento te aporta felicidad hasta el punto de que a veces, puedes tener la sensación de que estás flotando, es decir, de que te encuentras alejado de la realidad. Tal vez, porque dicha emocíón también es ideal, es decir, es imposible mantener ese estado de plenitud durante mucho tiempo.

Cuando te has enamorado tienes dificultades incluso para concentrarte en tareas intelectuales ya que el único objeto de tus pensamientos está ocupado por esa persona que te parece especial. En la adolescencia o en los primeros años de juventud puede que incluso te haya pasado que te enamoraste de una persona de la que ni siquiera conocías su nombre.

El hecho de no ser correspondido te produce temor y angustia. En ciertos momentos, parece que todo tu mundo se reduce a otra persona y buscas estrategias para poder acercarte, seducirle y conocerle. El enamoramiento inicial puede alterar incluso tus horas de sueño y de descanso. Incluso, puedes perder apetitito, o por el contrario, como consecuencia de la ansiedad también puedes comer más.

Cuando te has enamorado también rememoras con tu mente todos aquellos momentos que has vivido junto a la persona que te gusta. Momentos que te parecen mágicos y te hacen sentir lleno de vida. El orden de prioridades cambia de forma repentina tras el enamoramiento hasta el punto de que esa persona se convierte al cien por cien en tu centro de atención mientras que por unos días puedes llegar a descuidar ciertas amistades o relaciones.

Un síntoma universal del enamoramiento son las mariposas en el estómago. Esa sensación de nerviosismo y de tener un nudo en el estómado cuando le vas a ver o cuando acudes a una cita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *