Somos polos opuestos y nos queremos


Es más común de lo que parece ver parejas tan dispares que en algunos casos no tienen nada en común. Pero ellas saben ser felices y llevan su relación equilibradamente, pues muchas parejas han logrado sobrevivir juntas mucho tiempo incluso toda su vida.

En parte los polos opuestos se atraen por una necesidad de complemento que tenemos los seres humanos.
Todos poseemos dos funciones: de pensamiento y sentimiento. Pero normalmente tenemos una más desarrollada que la otra y en distintos grados; por lo que la parte racional siempre necesitará una racional y la lógica una parte creativa.

Para que una pareja funcione a la perfección necesita tener una balanza equilibrada. Así en estos casos uno pone lo que el otro no tiene y viceversa, consiguiendo así la armonía perfecta entre los dos.

Hay tres tipos de funciones:
– Sensación vs. intuición: quienes tienen más desarrollada la función de sensación perciben al mundo por los cinco sentidos. Lo que no captan no existe. Se califican como rígidos, “cuadriculados”, etc.
Los que desarrollan la intuición perciben lo profundo y no siguen un plan establecido. Son los fantasiosos, caóticos, etc.

– Introversión vs. extroversión: según canalicemos nuestra energía hacia dentro o hacia fuera.
Los que lo hacen hacia adentro son personas reservadas que se rigen por leyes individuales. Les gusta la privacidad.
Quienes canalizan hacia fuera, son aquellas a quienes les encanta estar con gente, hablar de todo y se rigen por leyes universales.

– Sentimiento vs. pensamiento: es la forma en que evaluamos el mundo. Quienes se rigen por el sentimiento y evalúan el mundo por lo que les gusta o disgusta y les es muy difícil analizar las cosas. Son calificados de irracionales, ilógicos, etc.
Los que se rigen por el pensamiento son muy analíticas, valoran lo bueno y lo malo y son muy objetivas. Se les tacha de frías, inhumanas, etc.

Si valoramos el “idioma” del otro sin descalificarlo nuestra relación de pareja se verá recompensada por un amplio abanico de posibilidades.

Nuevo amor después de una ruptura


Cuando acabas de sufrir una ruptura, puedes quedar muy dañado emocionalmente. Muchas veces, este daño puede hacer que sólo pienses en vengarte por lo mal que lo estás pasando. Te sientes humillado y dolido, así que es normal que algunos malos pensamientos se te pasen por la cabeza. No tiene sentido permanecer triste y deprimido, debes seguir hacia delante y hacer cosas que te hagan sentir mejor:

– Recuperarse
Aunque es difícil, debes intentar comenzar una nueva relación tan pronto como sea posible pero, sin forzar las cosas. Debes hacerlo porque lo sientes de verdad. Captar la atención de alguien te hará sentir de nuevo ese hormigueo. Si tu ex pareja sigue en tu grupo de amigos no hagas cosas para llamar su atención y que se dé cuenta de lo que ha perdido. Actuando así, sólo harás daño a la “nueva” persona.

– Flirtear
Te parecerá que no vas a poder comenzar una nueva relación. Pues bien, si crees que no está preparado empieza a flirtear con gente nueva. Seguro que, poco a poco, vas recuperando esa confianza que habías perdido y te das cuenta de lo mucho que vales.

– Los amigos
Si después de lo que te hemos contado, no te atreves a iniciar una nueva relación, comparte tu tiempo con tus amigos. Puedes comenzar a salir de marcha, ir a ver espectáculos, etc. Diviértete todo lo que quieras y hazle ver a tu ex pareja el nuevo y maravilloso mundo en el que estás inmerso.

Cómo comenzar a salir de nuevo


¿Cómo sabes cuando estás listo para salir de nuevo? Debes hacer un buen repaso mental y analizar un montón de aspectos que serán los que te confirmen si ya está listo para comenzar a salir otra vez, después de una ruptura:

Analiza tus relaciones anteriores y los patrones de conducta que has utilizado en cada una de ellas. También debes pensar en el comportamiento de tus ex parejas. Examinar el comportamiento de cada uno y vuestras relaciones con el mundo exterior te servirá mucho a la hora de volver a intentar salir de nuevo.

– Reflexionar sobre la autocrítica negativa. ¿Has pensado en las cosas que tú mismo te dices cuando estás sólo? Nunca te vas a casar, no eres nada atractivo, no tienes ninguna oportunidad… estas pueden ser alguna de las cosas negativas que tú mismo te dices. Anótalas en un cuaderno. Después de un tiempo de reflexión, intenta rebatírtelas tú mismo.

– Define tus necesidades. Hay una línea muy fina entre imaginar lo que te gustaría que una nieva relación te aportara y ser realista. Mantén tu mente abierta e intenta no cegarte. Lo importante es que encuentres a alguien que te haga notar que relación es ideal. Aunque, ya sabes, que nunca se sabe…

– Debes sentirte seguro. La confianza y la autoestima son fundamentales para volver a salir y dar una muy buena impresión. Asegúrate de tomarte tu tiempo para aliviar las tensiones y los nervios pasados. Comienza una nueva época para ti.

Cómo hacer buenos amigos


Es fundamental para la vida de todas las personas poder interactuar con otras, formar parte de una sociedad en la que se van construyendo conocimientos estables y seguros, por eso es vital tener amistades para poder desarrollar el proceso de socialización. Lo bonito de hacer amigos es que no existe edad, ni una forma universal de conseguir un amigo, todo depende de nuestra imaginación y sentimiento para darnos cuenta si esa persona es correcta y pueda aportarte algo en tu vida.

Se dice que las amistades se forman a base de sinceridad y honestidad, por eso debemos mostrarnos siempre muy transparentes a la hora de interactuar, ya que ese es el pilar más importante para poder mantener a los amigos para toda la vida. Para construir bases fuertes y tener una buena amistad, hay que ser sencillo, hablar siempre con la verdad por delante, no decir cosas que comprometan a esa persona o bien que la puedan afectar a su moral, ayudar en los momentos duros que se presentan en la vida y siempre que sea posible demostrar el verdadero afecto que se tiene.

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Pero es importante seleccionar bien, no todos pueden ser amigos, todas las personas somos diferentes por naturaleza y por mucho que queramos podemos ser incompatibles con algunas de ellas, ya sea por la forma de pensar a actuar. No es mejor el que tiene más amigos sino el que consigue potenciar más sus afinidades con ellos. Luego no olvides que tienes que conservar y cuidar las amistades. Los amigos necesitan de tu tiempo.

La mejor amiga de mi novio

amiga-novio
Es normal odiar a la mejor amiga de mi novio. Puedes sentir celos, envidias o miedo de perder a tu chico porque ella lo puede conquistar. Muchas personas piensan que no puede haber amistad entre un hombre y una mujer, si son amigos es porque tienen un interés en estar juntos. ¿Cuántas veces has empezado a salir con un chico pidiéndole que no tuviera mejor amiga? Sin embargo, mucho hombres tienen una amiga incondicional, la que siempre ha estado allí para escuchar sus historias y darle consejos.
SEGUIR LEYENDO «La mejor amiga de mi novio»

Superar el fin de una relación de pareja


Prácticamente todas las separaciones son difíciles y dolorosas, nadie puede olvidar de un día para otro a la persona que amaba. Superar el fin de una relación de pareja es un proceso interno muy delicado pero necesario para poder seguir adelante. Es duro pero no imposible. Te damos algunos consejos para sobrellevar la situación del mejor modo y empezar a mirar hacia el futuro.

Mantén siempre el optimismo, procura pensar positivamente. Cuando una relación termina es porque no funciona, comienza una nueva etapa, llena de nuevas posibilidades que seguro conseguirás ser feliz. Debes olvidar el pasado, prepararte para conocer con personas sin prejuicios.

Aprende a convivir contigo mismo, estar en pareja es siempre más fácil porque se tiene el apoyo el otro, estar en soledad es una experiencia que te puede ir muy bien para reflexionar. Aprovecha las oportunidades que se te presenten cada día para hacer lo que realmente quieres de tu vida.

Evita contactar con tu ex pareja, para olvidar es mejor tomar distancias, especialmente durante los primeros meses luego de la ruptura, ya que son los más duros emocionalmente. Evita la tentación de volver, sé consecuente de tus decisiones y afróntalas como una persona madura.

Procura dedicar tu tiempo a actividades que te agraden. Hacer deporte es una buena opción para mejorar tanto el estado físico como mental. Realiza salidas con los amigos, y aprovecha para plantéate objetivos que puedas lograr a corto plazo.

Si no tienes pareja, eres libre de estar con quien quieras, disfruta mientras puedas y sal a conocer gente, pero no tomes compromisos precipitados si no quieres volver a sufrir. La experiencia pasada te habrá servido para tener las ideas más claras. Por último, recuerda que el fin de una relación amorosa no significa que te vayas a queda sola por el resto de tus días. Seguro que viene un dulce porvenir.

Tener una relación sin compromisos


Las relaciones sin compromiso están de moda, es como una amistad pero con derecho a roce, es una forma alternativa de estar acompañado y tener sexo sin contraer obligaciones. Te damos algunos consejos para que este tipo de relación funcione y puedas disfrutar de tu libertad.

Procura siempre ser honesto con la otra persona y contigo mismo, ambos tienen que saber que se trata de una relación sin ataduras. Las reglas tienen que estar claras claras para que luego no hayan reproches. Recuerda que se trata de una relación basada en lo ocasional, pero debe haber seducción y deseo compartido, aunque no exista compromiso.

Mantén al margen tus emociones. Evita implicarte más de la cuenta en la relación, ya que si lo haces puedes terminar con mal de amores. No dudes en hablar con la otra persona sobre lo que te sucede y poder acordar una nueva clase de vínculo sentimental.

Una pasión breve e intensa es preferible siempre que seas discreto. No hables con la otra persona de otras relaciones que mantengas al mismo tiempo. Evita ser posesivo, no sientas celos si ves a tu compañero o compañera de cama con otra persona. Lo importante es compartir momentos placenteros sin establecer ningún compromiso.

Mantener una amistad online


En la actualidad, son muchas las amistades creadas por medio online, cada vez es más frecuente mantener relaciones sociales por la red, por supuesto siempre con seguridad y protegiendo nuestros datos personales. Es posible conocer nuevas personas y crear vínculos interesantes con ellas por medio de Internet. La única diferencia de cuando hacemos amistad en persona es que nos podemos cruzar miradas en directo, escuchar la voz de la otra persona, e incluso se puede dar un contacto físico. Pero a veces la vida nos crea ciertas dificultades para continuar la amistad con determinadas personas, se pueden ir de viaje o hacer una mudanza hacia destinos distantes, ya sea por trabajo, por amor o por otros tipos de necesidades.

Nuestros padres mantenían una amistad por cartas postales, escritas en puño y letra, ajuntando fotos o recuerdos. Pero con la llegada de Internet todo esto ha cambiado radicalmente. Las cartas tardan demasiado en llegar, las llamadas telefónicas son menos costosas, y prácticamente todo el mundo puede enviar un mensaje por correo electrónico totalmente gratis. Sin embargo, este tipo de relaciones a distancia puede parecer demasiado fría y estéril. La mejor forma de mantener estas amistades digitales, es personalizando los envíos y utilizando las nuevas tecnologías como webcams o redes sociales para compartir vivencias.

La mensajería instantánea (messenger) también nos permite comentar las novedades a diario con la otra persona, a pesar de que se encuentre en la otra punta del mundo. Además, existe una gran cantidad de programas que nos permiten dialogar con micrófonos, e incluso utilizando con cámaras web. Mantener y cuidar una amistad por Internet es cada vez más fácil y posible, aunque siempre es mejor hacerlo en persona ya que los sentimientos son más intensos.

Relaciones precipitadas


Muchas personas tienden a comenzar relaciones de manera muy rápida. Realmente, muchas de ellas no comprenden lo que es una relación de pareja y lo que en realidad esa relación va a significar para ellos. Esto, puede causar problemas. Pero ¿por qué la gente se precipita al comenzar sus relaciones?

Para muchos, es un problema que la mayoría de sus amigos tengan ya una pareja estable. Otros piensan que ya tienen una edad en la que deberían formar una familia. Finalmente están los que necesitan vivir con alguien para no sentirse solos. Estas son las tres principales por las que la gente se apresura en una relación. Esto puede causar muchos problemas, sobre todo emocionales.

Antes de apresurarte demasiado, puedes intentar adoptar algunas opciones nuevas, como por ejemplo realizar algunos cambios en tu vida. Puede que tu problema venga dado por los fracasos que has sufrido de manera continuada en tu vida amorosa. Esto te puede hacer sentir mal, pero volvemos a lo mismo; no debes forzar situaciones en las que la otra persona puede sufrir.

Evalúa tus necesidades y realiza los cambios que te comentábamos antes. Puedes buscar nuevas amistades. Conocer gente nueva te hará sentirte mejor y hará que no te centres tanto en buscar a una pareja nueva de manera obligatoria. También puedes comenzar a realizar viajes. Conocer otras culturas te ayudará a valorar lo que tienes y lo que eres. Descubre poco a poco las características que quieres en una pareja y ya verás cómo sin forzar las situaciones encuentras a esa persona.

Iniciar conversaciones interesantes


Las relaciones personales comienzan a partir de una conversación. Sin embargo, no siempre consigues llamar la atención de tu interlocutor, puede que tus palabras no resulten de interés para la otra persona. Es importante saber cómo expresarte y en qué poner el énfasis para hablar con los demás, tus charlas se volverán más amenas, atractivas y enriquecedoras. Te damos algunos consejos para entablar conversaciones interesantes:

Mira siempre a los ojos, pero nunca de forma desafiante y ni con aires de superioridad. El el contacto visual firme es señal de interés por lo que dice la otra persona. Tus ojos dicen mucho de ti. Es recomendable que no fijes tu vista en el otro durante más de medio minuto, ya que podrías intimidarlo.

Es importante que el tono de tu voz sea claro y audible, que no sea susurro pero tampoco un grito. La conversación debe ser fluida y coordinada para no tener que repetir lo dicho. Las palabras también se pueden acompañar con gestos faciales y las manos al hablar para ayudarte a expresar aquello que quieres transmitir. Pero cuidado, evita exagerar los movimientos porque puedes distraer a tu interlocutor.

No conviertas la conversación en un monólogo, ya que puedes aburrir. Invita a tu interlocutor a participar en la charla con preguntas o comentarios para que pueda expresar sus opiniones. Sonríe siempre que puedas para mostrar tu sentido del humor y entusiasmo.

No te centres en un único tema, procura un diálogo variado que se puede intercalar con conversaciones personales, profesionales, de la vida cotidiana y de actualidad. Que no se convierta en un interrogatorio. Puedes profundizar en algún tema en especial para crear un poco de debate.