Confundir una cita con tener sexo


Cuando vas a salir con alguien por primera vez, debes tener una cosa bastante clara: tener una cita no significa que vayas a tener sexo. Hoy en día, nuestro de ritmo de vida es muy acelerado y pensamos que todo tiene que ir igual de rápido. Todavía existen “materias” en las que es mejor ir poco a poco si no quieres estropearlo todo. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar:

– Evita dormir con una persona en la primera cita. Debes mantener ese misterio que te permitirá parecer a esa persona mucho más sexy y deseable.

– Si tu cita es a través de un chat, intenta evitar los temas sexuales si lo que quieres es empezar una relación más o menos seria. Esas citas online que nada más empezar se centran en temas sexuales, pueden ser divertidas, pero nada serias.

– Nunca admitas con cuantas personas te has acostado. Todos tenemos secretos que nadie, en las primeras citas, debe querer “sacarnos”.

– La atracción debe ser mutua.

– Ser sexy, no significa estar disponible. El coqueteo y la sensualidad pueden confundir, a veces, a la otra persona y hacerle pensar que esa noche va a “triunfar”.

– Dar un buen beso no significa querer tener sexo.

– Debes tener muy claro que las relaciones sexuales se deben mantener cuando los dos estéis preparados. No fuerces la situación. Si no estás segur@ o te proponen algo que no quieres hacer, no lo hagas.

– Suceda cuando suceda es imprescindible y obligatorio que mantengáis relaciones sexuales seguras.

Consejos para tener una primera cita


Cuando se es muy jovencita, las primeras citas pueden ser algo muy divertido a la vez que estresante. Hoy te vamos a dar algunos consejos que te permitirán sacar el máximo partido a estas nuevas experiencias:

– Escucha a tus padres
No pienses que papá y mamá no tienen nada que enseñarte. Escucha sus consejos y tenlos presentes, seguro que alguno te sirve de ayuda.

– No ocultes a tus padres información
Debes confiar en ellos y explicarles cuándo y dónde has quedado. Si te ponen una hora de regreso debes acatarla y si no te dicen nada diles sobre qué horas piensas volver.

– Regalos
Ten cuidado con aceptar regalos en la primera cita. Si la persona con la que has quedado te regala por ejemplo un anillo y tú lo aceptas de manera inmediata puede crearos una confusión y una serie de problemas innecesarios. Aceptar un regalo puede confundir a la otra persona y en vez de pensar que estáis empezando a conoceros puede pensar que ya sois una pareja de verdad.

– Citas con desconocidos
Si conoces a alguien por Internet, no quedes a solas. Intenta que el primer contacto sea en grupo. En realidad no sabes con quien te vas a encontrar. Si vas con unas amigas o amigos todo irá mucho mejor.

– Hacer cosas que no te gustan
Por mucho que te guste una persona, nunca hagas cosas que no quieras hacer. Si la otra persona te quiere de verdad no tiene por qué obligarte a nada.

Relaciones amorosas no aceptadas socialmente


Son muchas las personas que desean vivir una relación plena, estable, feliz, intensa, apasionada, gratificante, solvente y espiritual. Estamos definiendo lo que sería una relación más bien mítica e inalcanzable. Sin embargo, los amores idílicos existen, el amor verdadero permite formar parejas perfectas. A pesar de todo, también hay elaciones o amores prohibidos:

Entre miembros de diferentes clases sociales: Suele ser bastante frecuente encontrar amores en donde alguno de la pareja tiene más que estabilidad económica, mientras el otro no puede llevar una vida de lujos. Una persona se puede enamorar por los bienes poseedores de la otra, con el fin de tener una vida más ostentosa y fácil.

Entre familiares lejanos: La convivencia familiar crea el cariño y llegar a reconocer las cualidades de un miembro de la familia hace que resulte, para ciertas personas, más fácil enamorarse de familiares no directos: tíos/as, primos/as o cuñados/as. Es normal que este tipo de amores se suelan vivir a escondidas y en sumo secreto. Si se descubre la relación puede aparecer un importante rechazo social entre los propios miembros de la familia y pueden ser posteriormente marginados.

Entre hermanos: Se han escrito muchas líneas sobre el amor que surge entre dos hermanos de la misma sangre. Por la Iglesia este tipo de amores es una variante de lo prohibido socialmente. Suele ser más común de lo que parece, hermanos que a pesar de tener una pareja siguen viéndose a escondidas, para mantener viva una fantasía según la cual nadie más podría entender mejor a su propio hermano/a y que algún día lograrán ser felices para siempre.

Entre personas de diferentes rangos, jerarquías o status: Las combinaciones son infinitas: maestro-alumna, jefe-empleada, casado-soltero, entrenador-alumna. Mantener a una persona de forma idealizada es en mayor medida el soporte de esta relación, se crea ese sentimiento de afecto que muy pocas veces llega a consumarse.

Entre personas con diferencia de edades: Dicen que en el amor no hay edad y es verdad. Cada uno busca cubrir sus propias necesidades, una persona de más edad te puede aportar más que otra más joven, para muchas personas la madurez es un grado. Este tipo de amor se puede confundir, algunos buscan un padre o una madre perdida o un hijo o una hija a quién educar. En este caso es posible que existan conflictos no resueltos con las figuras paternas o maternas. Por eso, para algunas personas las grandes diferencias de edad no suponen un impedimento para tener pareja.

En esta lista de relaciones amorosas no aceptadas socialmente también podríamos incluir los amores a distancia, amores con diferente ideología, amores con diferentes intereses o en conflicto, incluso amores conscientes inconscientes. Al final nada importa. El corazón es el que dicta sentencia. No importa lo que digan los demás, la sociedad es un factor externo. Lo importante es estar contentos con nosotros mismos. Simplemente, hacer lo que queremos.

Añade buen humor a tu relación


Cuando la pareja ya lleva un tiempo junta, es muy fácil caer en la rutina y en la desesperanza. Este problema tan común perjudica mucho a la relación puesto que se olvidan las motivaciones y los buenos momentos.

Para evitarlo es muy importante hacer un esfuerzo para preparar actividades conjuntas que sorprendan a la pareja y que ayuden a disfrutar del tiempo libre juntos y a desarrollar nuevos objetivos e ilusiones.
Así, la pareja irá reanimando y volverá a disfrutar del tiempo y de la compañía mutua.

Tener buen humor no solo implica hacer algo agradable para el otro, sino mantenerse uno mismo con un estado de ánimo agradable.

Mantenerse de buen humor, y hacer sentir a la persona de buen humor, no es tener gestos de vez en cuando. Tener buen humor implica tener un mismo estado de ánimo constantemente y evitar la irritabilidad, el fastidio, la agresividad o apatía por las cosas.

Tener buen humor muchas veces conlleva a saber mantenerse lejos de las situaciones que amenazan con traer estrés.

Hay que ser sabio a la hora de escoger el tipo de empleo, la cantidad de actividades en las que nos comprometemos, etc., porque todo esto puede llevarnos a situaciones de estrés o al contrario, permitirnos tener un estilo de vida que nos produzca tranquilidad y estabilidad emocional.

Lamentablemente estas cosas terminan afectando a nuestra relación de pareja, si estamos altamente estresados o no.

Incluso si hay mas personas que quieren intervenir en nuestra relación de pareja, esto también implica que aun con estos asuntos hay que ser cuidadoso en la toma de decisiones, porque de ellas resultaran consecuencias favorables o desfavorables sobre nuestra relación de pareja.

Relaciones demasiado rápidas


Cuando comienzas una relación, lo haces pensando que esa persona va a ser el amor de tu vida. Esto, no es siempre así y puede que la relación llegue a durar mucho menos tiempo del que pensabas. Las chicas, normalmente, se suelen implicar mucho más en la relación. Ellas, ser más atentas y se preocupan más por la evolución de la relación, el problema está cuando no reciben lo mismo por parte de la otra persona.

Hay gente que cuando consigue lo que quiere, comienza a perder el interés que tenía por seguir con una relación duradera. ¿Era realmente amor? Al igual que cuando conduces un coche, acelerar demasiado y frenar bruscamente no es nada bueno. Lo mejor, es que vayas poco a poco en tu relación.

Las prisas por conseguir a la otra persona pueden hacer que cometas muchos errores que harán que ni siquiera comiences a tener citas. Si ya estás saliendo con alguien ¿por qué quieres ir tan deprisa? ¿se acaba el mundo? Debes esforzarte por conocer a tu pareja. Si no te interesa es que, en realidad, no estás enamorad@.

Puede que estas prisas se produzcan por alguna situación “traumática” que hayas vivido con anterioridad, como por ejemplo un desengaño amoroso. Intenta analizar cuál es el problema y si lo que estás haciendo a tu nueva pareja está bien o no. No todo el mundo es igual y no te tiene por qué volver a pasar lo mismo. Recuerda lo mal que tu lo pasaste y no hagas pasar por eso a otra persona.

Tener buena relación con los hermanos de tu pareja


El tener una relación con una persona, supone también aceptarla con sus defectos, virtudes y familia incluidos por supuesto, sus hermanos. Claro está que si no logras conseguir con ellos una estupenda relación, lo ideal es conseguir al menos un trato cordial, ya que tendréis que coincidir en diversas ocasiones como comidas familiares, bodas, etc.

Las relaciones humanas son sumamente difíciles, pues mientras con algunos tenemos un vínculo sano, con otros simplemente no existe relación alguna.

Por eso es importante tomar en cuenta que todos somos diferentes, y que eso hace aún más difícil que las relaciones sean perfectas, pero que quizá haya otras situaciones extras que compliquen una buena relación humana.

Son aconsejables estos tips para que mejores esa relación con los hermanos y hermanas de tu pareja:

Practica la empatía: significa ponerse en lugar del otro e intentar comprender su punto de vista desde su posición.
Siembra positividad en los demás intentando encontrar el lado positivo de cada persona. Si siembras positividad en tu entorno, ellos te devolverán también mensajes cada vez más positivos.

El ambiente negativo volverá a ser progresivamente positivo.
Persevera en ver las cosas buenas de la gente e intenta comprender y ser generoso con sus cosas menos buenas.

Actúa positivamente en pequeños detalles de la vida diaria en tu relación con tus cuñados:

• Elogia sinceramente
• No critiques
• Interésate con sinceridad
• Llámala/o por su nombre
• Escúcha con atención
• Trata que se sienta importante
• No discutas
• Muestra respeto por sus opiniones
• Admite rápidamente si te equivocas
• Comienza con una frase amistosa cuando trates un tema espinoso
• Muestra simpatía por sus ideas
• Esfuérzate en crear un clima positivo

Superar la distancia


Es cierto que siempre asociamos las relaciones de pareja con sentimientos como la alegría o la ilusión, pero también surgen problemas que hay que tratar de resolver.

El hecho de que dos personas que mantienen una relación tengan que separarse por diversos motivos, hace que mantener una relación a distancia no sea algo fácil y no esté hecho para todas las parejas puesto que requiere paciencia, esfuerzo y confianza.

Puede tener ventajas como:

– La distancia permite que se idealice con más facilidad al otro y además se desea dar lo mejor de si.
Cambia la rutina para los encuentros. Se añade más imaginación a la hora de organizarlos y aporta novedad a la relación.
– Las vivencias pueden ser mas profundas o intensas. Ya que se producen de vez en cuando y se viven con muchas ganas.

Para mantener una relación a distancia con éxito, es mejor pensar en lo positivo que puede aportar esa nueva situación. Disfrutar de la independencia, es un buen comienzo. No es bueno que la vida de uno gire entorno a la del otro.

Otra de las claves es mantener la comunicación siempre que sea posible. Ahora todos disponemos de nuevas tecnologías que nos acercan un poco más a los seres queridos en la lejanía.

Potenciar la confianza. La sombra de la infidelidad o alimentar un sentimiento de inseguridad entre la pareja puede ser muy negativo. Conocer el entorno y las amistades de tu pareja ayudarán a lograr tranquilidad y estabilidad.

Para que la relación no se enfríe, es mejor verse frecuentemente, siempre y cuando sea posible. Es aconsejable aunar esfuerzos, que no sea siempre el mismo el que se mueva. Hay que tratar de buscar espacio para disfrutar juntos.

Ser positivo en tu relación de pareja


Debido al ritmo de vida acelerado y el estrés que se acumula día a día es muy fácil terminar la semana de mal humor o de discusiones con la pareja. Una actitud positiva puede cambiar la percepción del mundo que te rodea, y ayudar a ser más feliz a ti y a tu ser querido.

Para poder lograrlo sigue estos consejos:

Sonreírle a la vida, a la gente, a las situaciones, ayudará a que tu actitud ante la vida y las cosas sea positiva. La sonrisa es algo que normalmente la gente devuelve, prueba a regalar sonrisas con tu enamorado/a. Tu pareja sabrá apreciarla.

Alimenta tu autoestima. Evita desvalorarte, no permitas comentarios que bajen tu autoestima y no te quejes de ti ni de tu vida.

Dedícate unos minutos al día. Es bueno compartir aficiones y hacer cosas junto a tu pareja. Pero para mantener tu buen humor, dedícate unos minutos al día a algo que realmente te gusta.

Valora las cosas por pequeñas que sean. Los pequeños detalles son, generalmente, los que llenan la vida de pasión e ilusión. Intenta gozar de cada pequeño detalle como si fuese el último.

Plantéate metas diarias Aparte de hacer los deberes cotidianos, establecer una meta real para que cada día intentes cumplirla, hará que te sientas más recompensado/a.

Habla de lo positivo de las cosas. Procura hablar de lo bueno de las personas, de tu trabajo, de tu vida y de ti mismo/a; así verás como recibirás la retroalimentación positiva de tu pareja ayudándote a sentirte mejor.

Céntrate en sus cualidades y no en sus defectos. Estar todo el día resaltando los defectos o complejos que tiene tu compañero/a sentimental, sólo te puede conducir a hundirle y deprimirle. Lo importante es potenciar lo positivo y minimizar lo negativo, piensa en los aspectos o cualidades positivas que tiene y sácales partido.

Cómo tener más vida social


Para muchas personas, tener una vida social activa es fundamental para ser felices. Hacer amigos, salir de fiesta, compartir momentos, tener pareja, para todo ello es necesario vivir en sociedad. Sin embargo, debido a que trabajo te deja poco tiempo para alimentar tu vida social y establecer nuevos contactos, a veces no es tan importante la cantidad como la calidad. Es mejor tener pocos amigos pero buenos, que muchos pero que te fallen cuando ralamente los necesites. Toma nota de estas sugerencias que te ayudarán a tener más y mejores relaciones.

Adopta siempre una actitud abierta para conocer gente nueva, deja de lado los prejuicios. Aprende a aceptar a los demás tal como son, e intenta aprender cosas nuevas a partir de las diferencias. Piensa en positivo para que surjan deseos y oportunidades de establecer vínculos con otras personas. Verás cómo tus actuales relaciones comenzarán a fluir de otra manera y te acercarán a personas muy interesantes.

Para establecer relaciones sociales lo primero es conocerte a ti mismo. Reconoce tus fortalezas y tus debilidades, te darás cuenta que con determinadas personas te sientes más seguro para poder encarar nuevas relaciones con soltura. Explora todas las posibilidades que hay en ti, que seguro que hay muchas.

Acude a sitios en los que haya gente con la que puedas compartir tus intereses o tus aficiones. Realiza actividades en grupo, en donde puedas entrar en contacto con personas con gustos similares. Aprovecha para realizar un curso, practicar deporte en equipo, hacer excusiones con más gente, apuntarte a un club social. Al mismo tiempo, promoverás momentos de distensión y recreación que te beneficiarán enormemente.

Organiza reuniones con tus ex compañeros de la escuela, universidad o trabajo. De este modo podrás restablecer contactos con viejos amigos o recuperar las relaciones más incipientes. Pídeles que inviten a sus propios amigos, a fin de ampliar tu propio entorno. Cuantos más seáis, más posibilidades tendrás de conocer gente que merezca la pena. También puedes asistir a eventos sociales como fiestas, congresos, exposiciones, ya que son ocasiones excelentes para conocer gente nueva, con la que seguramente tendrás temas de conversación inéditos para romper el hielo.

Las amistades son como las plantas, si no se cuidan se mueren. Fomenta y alimenta tus amistades actuales, no las dejes de lado en ningún momento. Siempre que tengas tiempo libre, queda con ellos, llámales por teléfono para saber cómo les va o escríbeles mensajes por algunas de las redes sociales con las que estés en contacto con ellos. La amistad siempre es cosa de dos, seguro que ellos se alegrarán de saber de ti.

¿Somos una pareja estable?


Lo importante de toda relación es que los dos se quieran y llegado el momento, formalizarla para adquirir un compromiso más serio.
Llevas un tiempo saliendo con esa persona y la verdad lo has pasado fenomenal, pero es cierto que en todo inicio de una relación solemos mostrar lo mejor de cada uno.

Si quieres saber si tu pareja y tú tienen madera de pareja estable, somete tu unión a estos simples pero reveladores pasos.

La prueba del viaje
Puede que al principio te hiciera gracia ver el desorden que dejó la primera vez que entró al baño, pero quizás no te resulte simpático que después de tres días de vacaciones juntos, el tubo de la pasta dental sin cerrar y los charcos de agua en el suelo te tienen al borde de la locura. Nada revela mejor lo hábitos irritantes de cada uno que compartir la habitación de un hotel.

El encuentro con la ex
Tropezarte con cualquier ex de tu pareja es estresante, pero cuando se trata de “quien le partió el corazón o “le cambió la vida», la mezcla de emociones que ese encuentro despierta (celos, rabia, inseguridad, etc) puede revelarte cuan madura es tu pareja y en que lugar te coloca.

El test de la amistad
Conocer a sus amigos y a su familia te resultará intimidante y definitivamente que lo es pues si ellos te aceptan y los tuyos a tu pareja, es mucho más probable que se mantengan unidos como pareja.

Debes tener en cuenta, que estos pasos son solo orientativos y que una verdadera relación de pareja abarca otros aspectos como el respeto, confianza, etc.
Si bien es cierto que superando la prueba de los anteriores pasos, una pareja tendrá muchas más posibilidades de salir adelante, que si fuera el caso contrario.