Quiérete a ti mismo cada día más


El amor es un sentimiento muy complejo y muy exigente. Pero existe una escuela de aprendizaje tan básica como el amor propio que también repercute de forma directa en la capacidad de amar en pareja y en las relaciones de amistad. El amor sano comienza por el vínculo que estableces contigo mismo desde la cuna ya que en la fase de bebé comienza una amistad eterna con tu propio yo. Tú eres la única persona con la que de verdad pasas veinticuatro horas.

Busca lo positivo de ser tú

Cualquier persona tiene defectos pero también muchas virtudes. Por tanto, y teniendo en cuenta que no existe otra persona que sea igual a ti en alguna parte, piensa en las razones por las que te sientes afortunado de ser tú mismo. Al centrarte en el lado bueno de tu personalidad también refuerzas el cariño. Eso no significa dejar de lado la superación personal pero sí implica dejar aparcada la culpa afrontando las limitaciones con respeto.

Busca lo mejor para ti

Recuerda todos los días de tu vida que te mereces lo mejor. Lo máximo a lo que puedes aspirar es a la felicidad. Por tanto, toma decisiones que te hagan sentir bien, busca los medios adecuados para afianzar tus sueños y convertirlos en realidades, anímate a dar el primer paso en las relaciones personales… Toma el control de tu vida porque tú eres el autor de esa historia tan bonita de la existencia. Cada día es un capítulo que debes despedir con un cierre positivo, por ello, cierra los ojos y recuerda los tres mejores momentos que has tenido durante esa jornada.

Celebra la vida

Celebra la vida, busca la compañía de buenas personas, comparte tus aficiones con tus amigos, toma la iniciativa en los planes de ocio y da valor a los detalles más pequeños de la rutina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *