¿Qué ocurre cuando quieres que tu pareja cambie?


Existe una actitud contraria al amor pero muy humana: esperar un cambio en la pareja, desear que transforme algunas de sus actitudes para que se adapte al cien por cien a las expectativas personales. Una vez superada la primera fase de enamoramiento se produce la contradicción de que algunos de aquellos rasgos que convertían en irresistible a la pareja, ya no son tan atractivos. Todo lo contrario: se han convertido en causa de insatisfacción personal. Sin embargo, cuando esto ocurre, conviene ir más allá de lo evidente para profundizar en cuál es la verdadera razón de ese malestar.

Qué sucede en estos casos

Y en la mayoría de los casos, la razón no está en el otro sino en uno mismo: la otra persona sigue siendo la misma que entonces, sin embargo, lo que sí ha cambiado es el modo de admirarle. Cuando quieres que tu pareja cambie estás restando valor a todas esas cualidades que le hacen ser única e irrepetible y pones el efecto lupa en esos detalles que no te resultan tan agradables.
Sin embargo, desde esta forma de mirar al otro también se establece una relación equivocada en la que uno se coloca en el pedestal de la perfección y de la exigencia esperando una transformación en el objeto amoroso.

En el amor, con mucha frecuencia, es muy necesario recuperar la perspectiva objetiva de que nadie es perfecto y en lugar de poner tanta atención a los defectos ajenos es más constructivo mirar en uno mismo porque lo que sí depende de la voluntad personal es la superación de los límites propios (que no ajenos).

Un mensaje opuesto al amor

Cuando pides a otra persona que cambie, recibe un mensaje que es opuesto a un “te quiero”. Su autoestima queda herida por un mensaje que le hace sentir infravalorado. Lo cierto es que todo resulta muy complejo porque por supuesto, que en el amor no hay que tolerar cualquier actitud. Sin embargo, en muchas ocasiones, en el contexto de una relación sana, el sentido común torna en un deseo caprichoso cuando uno de los dos, desea que el otro cambie y renuncie a ser él mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *