Motivos por los que no olvidas a tu primer amor


El amor es una experiencia fascinante a cualquier edad, sin embargo, mucho se ha dicho y se ha escrito sobre el primer amor. El primer amor suele ser mágico, sencillamente, porque produce un nivel de emoción intenso, especialmente, si se produce durante la adolescencia o los primeros años de jueventud (como suele ser habitual). Sin embargo, aquella experiencia positiva puede convertirse en dolorosa al compás del desamor y la tristeza que produce el adiós.

Existen personas que ante tal nivel de idealización del primer amor, se cierran a la vida y se niegan la posibilidad de volver a enamorarse. Detrás de este gesto, existe mucho miedo y temor de volver a sufrir. Pero también, existe miedo de que el nuevo amor no sea tan perfecto como aquel que guardas en tu recuerdo. Y la realidad es que, sencillamente, el nuevo amor será precisamente más verdadero porque tendrás la capacidad de observarlo tal y como es.

En otras ocasiones, un primer amor tal vez no se olvida porque dentro de ti tienes la sensación de que la historia quedó inacabada por causas ajenas a tu voluntad, por ejemplo, un cambio de país, la muerte de la persona que te gustaba en un accidente de tráfico, la influencia de tu familia para dejar a tu pareja… Pueden existir muchas razones. En cualquier caso, seguir recordando el primer amor es síntoma de que vives en el ayer en vez de en el hoy. Es decir, no has avanzado a nivel emocional y ese estancamiento te impide disfrutar de tu vida y de tu presente al cien por cien.

A lo mejor, no has olvidado el primer amor, sencillamente, porque no has vuelto a encontrar a una persona que te haga sentir especial. Pero no te preocupes, porque esa persona llegará en el momento más inesperado. Así es la vida: mágica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *