Lo más importante es ser feliz


Lo más importante no es tener pareja o no tenerla. Lo que importa no es estar enamorado o vivir una etapa de soltería. Lo que de verdad es determinante en el destino personal de un ser humano es la felicidad. Sentirte bien contigo mismo, satisfecho en tu propia piel, realizado por ser quien eres y por tu historia vital. Lo más importante es la felicidad porque los sentimientos que están asociados a ella son los que nos indican si todo va bien o algo está pasando. Por ejemplo, una persona que está en pareja pero vive muchos momentos de tristeza y siente el deseo frecuente de llorar, debe escuchar ese malestar emocional para determinar la causa.

La felicidad como objetivo de vida

Lo más importante de la vida es ser feliz porque cuando aceptas tu presente tal y como es y pones tu atención en modificar esos ámbitos de la realidad que no te gustan tanto, entonces, te sientes plenamente realizado. La peor actitud vital a nivel de inteligencia emocional es la de quien vive centrado en la carencia de aquello que no tiene y le gustaría tener. Este es el caso de aquellos solteros que están deseando enamorarse y viven con frustración no tener compañía sentimental.

En la vida, si queremos encontrar razones para sentirnos poco afortunados siempre las vamos a encontrar. Del mismo modo, si queremos encontrar una lista de razones interminable por la que sentirnos realizados, también la vamos a encontrar. Es decir, tú decides en qué lugar pones tu mirada y si quieres ver el vaso medio lleno o medio vacío. Las consecuencias, evidentemente, no son las mismas.

Disfruta de ti mismo

Disfruta de ti mismo y de la vida con todo lo bello que esta tiene que ofrecerte. Afronta cada capítulo con la ilusión de iniciar cada nueva página con unas inmensas ganas de vivir y de sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *