La pareja, es cosa de dos


La pareja es cosa de dos, sin embargo, esto que parece tan sencillo de entender en la teoría no lo es tanto en la práctica, si tenemos en cuenta los casos de personas que a nivel individual toman sobre su espalda la responsabilidad de su relación. Lo dan todo, mientras que el otro da el mínimo, se comportan como si estuviera en su poder el éxito o el fracaso de dicha relación.

Esta situación, marcada por un claro autoengaño, termina causando un gran desgaste interno, y mucho dolor, al no ver las cosas con objetividad. La pareja es cosa de dos, una historia en donde ambos se implican de una forma bastante equilibrada, tienen un proyecto de vida en común y quieren estar juntos de verdad.

En cierto modo, una pareja es como un equipo en donde ambos pueden apoyarse mutuamente, especialmente, en los momentos de dificultad y de debilidad es posible delegar más en la pareja gracias al poder que tiene la confianza. Una pareja es cosa de dos, por ello, más personas son multitud.

Por ejemplo, cuando una persona no sabe dar el espacio que merece a su pareja y permite que la familia se entrometa constantemente en los problemas personales que hay entre ambos. Del mismo modo, por muchos conflictos que tengas con tu pareja, no tienes que permitir que sea alguien externo quien le critique y debes darle valor.

Otro tema muy diferente, es que tú, como persona implicada en la historia, te desahogues con alguien de tu confianza, cuentes cómo te sientes, qué te ha herido y qué te está pasando. Una pareja funciona bien gracias al esfuerzo mutuo, pero también, cuando va mal es responsabilidad de los dos. Las cosas son difíciles teniendo en cuenta que cada persona es diferente, evoluciona de modo distinto, tiene su propio modo de ser…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *