La flexibilidad en las relaciones de pareja

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muchas veces frente a las adversidades, solemos adoptar diferentes actitudes, algunas constructivas y otras que no lo son. El desarrollo de mecanismos de adaptación te permitirá a aceptar la realidad y sacrificar tus intereses. Aplica estos consejos para no resignarte pasivamente frente a los problemas de la vida.

Lo primero que debes identificar qué quieres conservar y qué estás dispuesto a dejar escapar. Al principio puede parecer agobiante pensar en modificar nuestro propio estilo de vida, pero es importante concentrarnos en diferenciar lo que es esencial para nosotros, nuestro propios principios, y por lo tanto no modificables, de aquello que puede someterse a ciertos cambios, lo que consideramos flexible.

También es momento de despedirte del conformismo. Ser conformista conlleva el peligro de padecer tristeza, por lo que en ocasiones no somos capaces de mantener los ojos abiertos ante el cambio o ante las oportunidades. Busca siempre la estabilidad en todas tus emociones, conservando los ideales de un tiempo que pueda ser distinto. Introduce nuevas vertientes que te ayuden a negociar y a sacar provecho de las nuevas realidades, especialmente en la vida en pareja.

No olvides que todos vivimos un tiempo en el que los cambios son continuos, por lo que la incertidumbre de lo que pasará mañana o la inestabilidad es constante en cada momento, en cada segundo. Por ello, es primordial que te deshagas de conocimientos que no te sirvan, para aprehender nuevos modelos mentales y que abordes la zona de confort mental, social y emocional. Anímate y descubre originales modos para adaptarte al cambio sin resignar tus intereses.

Por otro lado, también es fundamental mantener una actitud creativa. Un buen uso de tu imaginación, puede proporcionarte una manera original de percibir las relaciones de pareja, realizar tareas cotidianas, aporta nuevas ideas y elaborar tus propias percepciones del mundo. Ejercita tu creatividad y con ella tus intereses.

Procura que todo lo que hagas sea tu decisión, no te dejes influenciar por terceras personas que no piensan en ti. Con frecuencia nos sentimos obligados a tomar decisiones que no concuerdan con nuestro deseo. Es cierto que no siempre podemos hacer todo lo que quisiéramos, pero es importante que exista la decisión propia. Decide como una elección personal que te ayuda progresar, a ser mejor persona, en definitiva, a ser feliz.

Recuerda que una de las razones principales que suelen impedirte alcanzar tus objetivos es tu incapacidad de ser flexible. Procura comprender que los deseos suelen cambiar a lo largo del tiempo, y que tienes que poder desarrollar una forma de ser, actuar y pensar lo suficientemente moldeable a la hora de enfrentarte a los cambios, para reacomodarte y obtener mejores beneficios.

Parejas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *