La ética del verdadero amor


La ética es una parte de la filosofía. La ciencia que versa sobre el obrar correcto, es decir, fundado en valores adecuados de conducta. Sin embargo, la realidad es que cada persona tiene sus propios valores y todavía más en la sociedad actual en la que parece que estamos siendo víctimas del relativismo ético, es decir, del “todo vale” en función de la opinión o el apetecer. Más allá de esta cuestión, así como es esencial tener ética en el trabajo, todavía lo es más en el amor en tanto que las relaciones personas se destruyen al compás de la vanidad, la soberbia o el cariño inadecuado.

Por ello, es esencial aprender a querer mejor a la pareja. ¿Cómo? Esperando menos de ella y dando más. Es decir, dejando de exigir sin medida para entender que la libertad es una de las claves necesarias en una pareja. En el amor, nadie es propiedad de nadie, simplemente, se crea una relación de amor y de respeto.

Por esta razón, dentro de la ética adecuada del amor también conviene precisar que las humillaciones y los malos tratos no tienen ninguna justificación en una pareja, por ello, en caso de que en alguna situación seas víctima de un acto de ese tipo, debes alejarte y poner distancia de por medio.

¿Qué valores son los que fundan un amor sano, estable y perfecto? La generosidad, la confianza, la ilusión, la esperanza de que junto al otro puedes ser una mejor persona. Es decir, la idea de que un amor te humaniza en vez de hacerte sentir mal contigo mismo. Siempre que en la vida te dejes llevar por tus valores estarás en paz interior y con tranquilidad para disfrutar del sabor del verdadero amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *