Idealizar el amor


Platón sostenía que el verdadero amor es el amor a la sabiduría, al conocimiento, por lo tanto el amor platónico no es el amor al ideal de una persona sino el amor a conocerla y por saber de ella.

Se refiere al amor inalcanzable, a aquel que por diversas circunstancias no se puede materializar, en el puede haber un elemento sexual que se da de forma mental y no de forma física.

El amar de una manera platónica por lo general se asocia a:

– Cierta frustración que va unida al mismo tiempo a la esperanza de encontrar a la persona amada en la realidad a través de la fantasía y la imaginación.
– Se manifiesta como una necesidad de tener lo ideal sin que sea real.
– También se manifiesta como una frustración de una realidad no consumada.

Los amores idealizados o platónicos se dan sobre todo en personas que son introvertidas, románticas e intelectuales, que en ocasiones se sienten inseguras ante al amor físico y que sin embargo tienen una gran riqueza interior y un mundo de expresión de sus sentimientos a través de la intelectualidad.

Casi todo el mundo pasa por un periodo en el que crea fantasías y se apoya en ellas durante un tiempo, lo cual hasta cierto punto es saludable. Lo peligroso viene cuando la persona se queda estancada en esos mitos o amores platónicos.

A través de este sentimiento avivado por la imaginación, la persona puede llegar a descubrir qué es lo que realmente desea en el amor para luego poder amar de verdad, ya que en la fantasía se resuelven los pensamientos unidos a la emoción del amor, y por lo tanto es un buen camino para el conocimiento de uno mismo en este sentido.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *