Superar el fin de una relación de pareja


Prácticamente todas las separaciones son difíciles y dolorosas, nadie puede olvidar de un día para otro a la persona que amaba. Superar el fin de una relación de pareja es un proceso interno muy delicado pero necesario para poder seguir adelante. Es duro pero no imposible. Te damos algunos consejos para sobrellevar la situación del mejor modo y empezar a mirar hacia el futuro.

Mantén siempre el optimismo, procura pensar positivamente. Cuando una relación termina es porque no funciona, comienza una nueva etapa, llena de nuevas posibilidades que seguro conseguirás ser feliz. Debes olvidar el pasado, prepararte para conocer con personas sin prejuicios.

Aprende a convivir contigo mismo, estar en pareja es siempre más fácil porque se tiene el apoyo el otro, estar en soledad es una experiencia que te puede ir muy bien para reflexionar. Aprovecha las oportunidades que se te presenten cada día para hacer lo que realmente quieres de tu vida.

Evita contactar con tu ex pareja, para olvidar es mejor tomar distancias, especialmente durante los primeros meses luego de la ruptura, ya que son los más duros emocionalmente. Evita la tentación de volver, sé consecuente de tus decisiones y afróntalas como una persona madura.

Procura dedicar tu tiempo a actividades que te agraden. Hacer deporte es una buena opción para mejorar tanto el estado físico como mental. Realiza salidas con los amigos, y aprovecha para plantéate objetivos que puedas lograr a corto plazo.

Si no tienes pareja, eres libre de estar con quien quieras, disfruta mientras puedas y sal a conocer gente, pero no tomes compromisos precipitados si no quieres volver a sufrir. La experiencia pasada te habrá servido para tener las ideas más claras. Por último, recuerda que el fin de una relación amorosa no significa que te vayas a queda sola por el resto de tus días. Seguro que viene un dulce porvenir.

Qué no debes hacer después de una ruptura


Después de una ruptura sentimental debes evitar hacer ciertas cosas para volver pronto a la vida normal. Fíjate bien por qué aquí te explicamos hoy, algunas cosas que debes evitar hacer:

– No existen las canciones tristes, por favor
Escuchar canciones tristes y llorar por los rincones de la casa es algo que les encanta hacer a los corazones rotos. Esto no es nada bueno. La música tiene una profunda influencia en nuestras emociones y es capaz de cambiar el estado de ánimo de una persona. Si comienzas a escuchar canciones de desamor y rupturas, lo único que harás será ponerte más triste y pensar constantemente en tu separación.

– Mantente alejado de las botellas de alcohol
Al principio suele ser una tendencia bastante común, la de intentar olvidar las penas con el alcohol. La ingesta de alcohol, nunca ha ayudado a mejorar los problemas a nadie. Después de unas horas el dolor por la ruptura vuelve a ser el mismo, la única novedad que te proporcionará será un nuevo dolor: el de cabeza.

– No muestres tu dolor por donde vayas
Puedes estar sufriendo miserablemente en tu interior, pero tu exterior necesita mostrarse feliz, tranquilo y sereno cuando tu ex esté cerca. No dejes que sepa que está fatal y que la necesitas. No puedes enseñar a esa persona que ya no forma parte de tu vida, como la tuya se ha convertido en un desastre desde que ella ya no está. No te preocupes, todo pasa.

Saber romper una relación


Cuando llega el momento de decir “no” a una persona que no te gusta puedes pasarlo realmente mal. También puede suceder lo contrario: que alguien te diga que “no” puede ser muy duro. En una relación debes ir poco a poco pero cuando desde el principio notas que no va bien lo mejor es que lo hagas pronto, ya que dejar que pase el tiempo y pensar en dar ese “no” en el futuro puede ser mucho más doloroso.

Es importante aprender a amar, pero también es importante aprender a negarte y a romper relaciones que sabes que no tienen futuro. Debes ser claro, pero no olvides ser educado. Especifica lo más elegantemente que puedas que no quieres seguir adelante de manera directa pero intenta no hacer daño a la otra persona.

Si la otra persona te pide explicaciones debes ser muy diplomático y evitar comentarios que puedan ofender o hacer sentirse a la otra persona mal. Si crees que vas a ser grosero mejor que des la conversación por finalizada y te marches. No te intentes disculpar y no muestres excesiva lástima por la otra persona (eso no significa que le faltes al respeto). Explícate de manera honesta.

No des falsas esperanzas. Esto os puede hacer mucho más daño a los dos. La otra persona esperará esa llamada que tú sabes que nunca vas a realizar. Piensa que a ti no te gustaría que te hicieran eso. Si decidís llamaros o escribiros correos, sé agradable y correcto pero controla tus comentarios, ya que la otra persona puede pensar que quieres volver con ella.

Algunas causas por las que se rompen relaciones


Celos. Demasiada posesión y un exceso de celos pueden hacer que la otra persona se sienta atrapada. Esto conlleva la necesidad de huida de la otra persona. Irónicamente, seguir que es lo que querías evitar.

Problemas sexuales. Si tenéis problemas sexuales y sois incapaces de hablar de ellos esto no va a ninguna parte. Todo el mundo es diferente y a cada uno le gustan unas cosas y tiene unas necesidades sexuales diferentes.

Problemas personales. Viejos problemas o traumas pueden hacer que una pareja se rompa. Problemas de abandono, cuestiones de imagen, falta de valoración, problemas con las drogas, etc. son sólo algunos de los problemas personales que pueden afectar a la relación.

Problemas financieros. Las preocupaciones financieras forman parte de la vida de muchas personas. Cuando las parejas no son capaces de sincronizar sus hábitos de gastos o de sus valores financieros, comienzan los problemas.

Educación de los hijos. Los padres deben presentarse como un frente unido ante sus hijos. Si uno de los padres permite a los niños hacer las cosas que el otro le prohíbe, esto provoca confusión para los niños y estrés en las relaciones.

Problemas con los padres. Cuando los padres de uno de los dos no aceptan a la otra persona no son los mejores consejeros que se pueden buscar en caso de que exista un pequeño problema. Ninguno de los dos debéis dejar que se metan en vuestras vidas a ordenarlas y organizarlas como ellos quieren. Recordad que vosotros tenéis vuestra vida.

Romper con tu pareja


– Bajar del pedestal
Aunque nunca se debe perder el respeto por la otra persona, asume que ya se haya roto lo que teníais. No idolatres a la otra persona. Aunque es fácil decirlo deja de mirar con amor las fotos de la otra persona. Deja de intentar verla por todos lados

– Asumir el final
Es esencial que definitivamente asumas el fin de la relación. La otra persona ha roto contigo y tienes que tener presente que no va a existir reconciliación.

– Mantener el contacto
Aunque hayáis terminado vuestra relación, podéis seguir manteniendo el contacto. Puede ser difícil pero tal vez podáis mantener una relación cordial e incluso llegar a ser amigos. Tenéis muchas cosas en común que os han unido en el pasado. Pero ten presente que esto debe ser un proceso natural, no mendigues el contacto.


– Desahogo
Para desahogarte puedes escribir una carta con tus sentimientos, buenos y malos, hacia la otra persona. Cuando termines, no se la envíes. Puedes quemarla y esto tal vez te haga sentir un poco mejor.

– Evita invadir su territorio
Si sabes por donde se mueve lo mejor es que no vayas por allí, al menos al principio de romper vuestra relación ya que puede ser una situación un poco embarazosa.

– Tirar todo lo que te recuerda a tu ex
Si para ti es doloroso ver sus fotografías, o algunos regalos que te había hecho, lo mejor que puedes hacer es tirarlo o regalárselo a otra persona que lo pueda utilizar.

– No recuperes tus regalos
Eso es algo que te puede hacer quedar muy mal. Los regalos que os hicisteis en el pasado hechos están. Con el paso del tiempo puede hasta que te traigas algún recuerdo bonito.