Los celos se superan


Muchas personas afirman que son celosas, como si fuesen víctimas de algo irracional con lo que tendrán que vivir toda su vida. Es decir, como si no hubiese un remedio para hacer frente a una situación que lejos de alimentar el amor, lo destruye. Por supuesto, hacer frente a los celos implica mucho esfuerzo, trabajo, constancia, y a veces, también dolor. Ingredientes que de entrada, resultan poco atractivos. Esta es una de las razones por las que algunas personas celosas ni siquiera intentan superarse a sí mismas.

A veces, para superar los celos, necesitarás de la ayuda de un psicólogo que pueda orientarte y darte unas pautas en este momento de tu vida. Por otra parte, también debes fomentar tu independencia a nivel emocional, es decir, darte cuenta de que tienes una vida propia al margen de tu pareja. Disfruta de tu tiempo, haz planes, estudia, haz cursos, rodéate de gente buena… Es esencial que respetes el espacio de libertad de tu pareja y que al llegar a casa no le asfixies con preguntas que tienen un tinte de desconfianza. Al contrario, debes aprender a mostrar tu ilusión por la vida de tu pareja, por las cosas que hace, y también, muéstrate con ilusión de saber que es feliz en sus proyectos.
SEGUIR LEYENDO «Los celos se superan»

Qué sucede cuando agobias a tu pareja


En una relación cada persona debe de tener su propio espacio. Es decir, más allá de que una relación sea una historia de dos en la que se comparten momentos en común, se convive y debes aprender a ceder por ambas partes, la realidad es que, es más que necesario entender que ambos debéis tener vuestro propio espacio para disfrutar de vuestra intimidad y de vuestra soledad. De hecho, una relación de dos personas que no son independientes y autónomas es poco gratificante desde un punto de vista emocional.

Aprender a estar solo es fundamental para poder estar con otra persona y valorarle de verdad. Hay personas que agobian mucho a su pareja con preguntas constantes, con temas de celos u otro tipo de circunstancias. Cuando actúas de este modo la persona a la que quieres, lejos de hacerte más caso lo que va a hacer es alejarse de ti. La sensación de agobio es semejante a la asfixia, es decir, es la sensación de que hay algo que te impide respirar de forma adecuada.
SEGUIR LEYENDO «Qué sucede cuando agobias a tu pareja»

Tipos de celos


Los celos son una emoción humana que todos instintivamente experimentamos en algún momento de nuestras vidas. Los celos pueden sentirse por diferentes motivos: por el deseo amoroso hacia una persona o por envidia. Tomados en un contexto amoroso, estos pueden surgir como respuesta a una amenaza por parte de otra persona en la pareja pero ¿esa amenaza existe realmente?

Esta sensación tan desagradable puede llevar a una persona a tener dudas en su relación de pareja ya que se pueden sentir amenazadas por la interacción con ciertas personas. Se trata de un miedo que se debería perder. Existen diferentes tipos de celos. Los más “light” son los denominados celos sanos.
SEGUIR LEYENDO «Tipos de celos»

Los celos son tan destructivos como cualquier obsesión


Existen diferentes conflictos que pueden surgir en el seno de una pareja. Uno de esos conflictos tiene nombre: los celos. Celos que son muy destructivos no sólo para aquel que es víctima de ellos sino también, para aquel que los padece. La persona celosa generalmente, tiende a buscar justificación de su comportamiento, es decir, cree que su pareja le da motivos para desconfiar. Con esa excusa puede incluso llegar a mirar sin permiso su teléfono móvil o su ordenador con el deseo de encontrar una prueba que confirme sus sospechas.

Los celos lejos de alimentar el amor lo terminan matando ya que ninguna obsesión es buena y positiva a nivel emocional. Al contrario, resulta agotador convivir con una persona celosa que en más de una ocasión puede llegar a actuar de modo infantil.
SEGUIR LEYENDO «Los celos son tan destructivos como cualquier obsesión»

Cónyuges celosos


Es curioso pero, si te paras a escuchar la historia de muchas parejas casadas puedes darte cuenta de que los celos están presentes desde el principio. Lo que comienza como una “gracia” puede ir agrandándose poco a poco y convertirse en una bola que no puedas parar. Enfrentarse a una pareja celosa puede ser verdaderamente dañino en una relación. Pero ¿qué son los celos?

Los celos son un sentimiento de preocupación o temor causado por una sospecha de rivalidad en asuntos de interés y afecto. Este sentimiento puede incluir la sospecha de la fidelidad de la pareja. Hay tres tipos básicos de celos. Hay celos basado en la competencia. Este tipo de celos se producen cuando hay una rivalidad real. También hay celos que se proyectan.

Esta sensación se produce al culpar a la pareja de ser celosa, cuando en realidad eres tú quien tiene celos. Por último, hay celos delirantes. Se producen cuando una persona crea escenarios imaginarios en su cabeza que se convierten en celos. Los celos no son siempre algo malo. Pueden tener algunos beneficios positivos. Algunos médicos afirman que una cierta cantidad de celos pueden ser tan necesarios como el amor. A veces este sentimiento puede ayudarte a tener un efecto protector de amenazas reales a tu relación.

Sin embargo, para poder tratar realmente con una pareja celosa se requiere un amplio conocimiento del tema de los celos. Hay consejos específicos que te pueden ayudar. Uno de los más importantes es el de tener mucha paciencia. Aunque parezca que la persona supera los celos, siempre puede verse sometido a un ataque de celos. Debes ayudar a tu pareja a que cambie y a que madure.

Cómo evitar los celos en la pareja


Los celos suelen ser sentimientos bastante habituales entre las parejas de hoy en día. En las relaciones amorosas aparecen dudas respecto a la infidelidad, suelen comenzar las discusiones y se pierde por completo la confianza, haciendo que la pareja no vuelva a estar unida, llegando incluso a la separación de la misma. Para que esto no ocurra y puedas evitar los celos, sigue estos consejos.

Identifica la causa. Descubre aquello que te causa celos, ese será el primer paso que tienes que dar para combatir estas emociones negativas. Tu pareja no aguantar por mucho tiempo esas «escenas de celos» innecesarias. La paciencia tiene un límite, procura confiar si realmente te ha demostrado que te ha sido fiel.

Sube tu autoestima. Tu propia inseguridad y sentimientos negativos te hacen sentir celos hacia otra persona. Para evitarlo, es necesario que ejercites tener más autoconfianza para superar tus propios problemas. Empieza a creer en tus posibilidades y cultiva la pareja que deseas tener.

Fomenta una buena comunicación. Este punto es quizás el más importante. Aunque parezca sencillo, muchas parejas no se comunican bien. Al final las percepciones pueden jugarte malas pasadas. Por ello, en vez de interpretar la realidad y extraer tus propias hipótesis erróneas, dialoga con tu pareja. Pregunta y resuelve las sospechas. No dejes que los celos te dejen caer en su trampa.

Demuestra que pueden confiar contigo. La confianza mutua es fundamental para el buen funcionamiento de una relación. Recuerda que tu pareja es fiel hasta que se demuestre lo contrario. Es importante que así sea, ya que en caso de dejar de confiar sin tener pruebas, es como entregar tu corazón en sus manos.

Solicita opiniones objetivas. Con frecuencia la perspectiva de una persona neutral puede ser de utilidad a la hora de entender si los celos son justificados o no. Prueba de consultar a tus amigos de confianza, seguro que hay personas que no duden en ser honestas contigo.

Establece los límites. Es vital que cada miembro de la pareja pueda sentir la libertad de ser uno mismo. Cada uno debe ser libre de aceptar al otro por como es y no intentar cambiarlo, siempre y cuando se respeten los límites acordados previamente. No aceptes situaciones indeseadas para retener a tu pareja. Tarde o temprano sucederá lo que tenga que suceder.

Cultiva tu vida social. Es frecuente que en los primeros tiempos de la relación, tanto tú como tu pareja sólo queráis disfrutar de la intimidad. Sin embargo, para evitar celos posesivos será necesario tener una agradable vida social tanto individual como en pareja. Aprende a disfrutar cada uno de sus espacios y de la gente que los compone.

Superar los celos enfermizos


Sentir celos es algo que todos hemos experimentado alguna vez en la vida. Incluso puede llegar a ser estimulante eso genera una atención superior al otro. Pero si sufres, o haces sufrir a tu pareja por tus celos, ha llegado el momento de reflexionar y cambiar tu comportamiento para no terminar con la relación. Los celos pueden superarse si sabes controlarlos.

Lo primero que debes hacer es evitar pensamientos destructivos, cámbialos por otros que te den seguridad y confianza en ti mismo. Procura vivir con un sentimiento positivo y diferencia los hechos reales de aquellos nacidos de tu imaginación. Recuerda que tus actos deben guiarte para descubrir si realmente hay un conflicto que debas solucionar.

Confía en tu pareja y evita el deseo de interrogarla o de saber con quién está cada cinco minutos. Cuando sientas ese impulso, piensa en ti y haz algo que te distraiga. Para superar los celos enfermizos hay que dejar de pensar en la otra persona cuando desconocemos lo que está haciendo. La confianza es fundamental en toda relación de pareja.

Si tienes dudas, lo mejor que puedes hacer es hablar tranquilamente con tu pareja acerca de lo que te preocupa. Seguro que todo tiene una explicación y se puede solucionar de una forma amistosa. De ese modo conseguirás mantener el contacto contigo mismo y podrás expresarte, algo imposible de hacer si eliges actuar en pleno ataque de celos.

Comenta a tu pareja tu percepción actual, pronto descubrirás que lo que te sucede no es más que pensamientos negativos que están fuera de la realidad. No justifiques tus celos por hechos del pasado, ciertos o no, que ya han sido aclarados. Intenta olvidar los errores del pasado que ya hayan sido perdonados, de lo contrarío nunca podrás ser feliz.

Si sientes que la situación te supera, no dudes en hablar sobre el tema con una persona de confianza (padres, hermanos, amigos). Seguro que está dispuesta a ayudarte en lo que necesites y a darte un consejo desde otro punto de vista. Muchos fantasmas desaparecen cuando puedes hablar de ellos, planta cara a los celos descontrolados.

Tu pareja no se merece esa actitud y seguro que sufrirá igual que tu esta situación. Recuerda que eres completamente responsable de tus actos, estás intentando sinceramente superar estos celos que te lastiman. Conócete a ti mismo y potencia tus virtudes. No tengas miedo a que otras personas te puedan robar lo que es tuyo. Disfruta de las relaciones con libertad, sin temores a nada.

Celos@s y posesiv@s


Las personas celosas no se hacen, sino que nacen. De hecho, son muchos los estudios realizados en torno a los hombres y mujeres que sufren porque alguien mira o habla a su pareja y todos coinciden en las mismas conclusiones: los celos son una cualidad innata, no atienden a razones y son muy difíciles de evitar.

Y es que para una persona celosa es realmente un esfuerzo no enfadarse o no sentirse mal cuando ve a su novio/a en una situación que no le parece la correcta. Por esta razón, si descubres que tu pareja tiene esta forma de ser debes entenderle y escucharle para poder ayudarle en su problema, porque muchas veces los celos son una manera de manifestar su propia inseguridad o un conflicto entre ambos sin resolver.

Pero tenemos que tener claro hasta donde estamos dispuestos a aguantar. Si ya de por sí los celos son difíciles de soportar, cuando se convierten en algo constante y enfermizo, son inaguantables, por lo que debes ponerte firme antes de que vuestra relación se convierta en posesiva y no puedas tener independencia en absolutamente ningún aspecto de tu vida.

Está claro que, como ocurre en todos los conflictos de pareja, no debemos provocar a la persona celosa, pero también es evidente – o incluso más, si cabe – que no podemos perder nuestra personalidad por el mero hecho de que al otro le moleste que nos divirtamos con nuestros familiares o amigos, que nos arreglemos para salir o que saludemos a algún conocido.

Por ello, aconsejamos que, una vez que averigüemos que nuestra pareja es celosa, lo asimilemos lo antes posible y procuremos darle la menor importancia para no alimentar su actitud negativa, pero, sobre todo, nunca debemos permitir que en nuestra relación se sobrepase la barrera que separa los celos de la posesión.

Mujeres que espían los SMS de sus parejas


No son pocas las mujeres que deciden espiar los SMS que reciben sus parejas. Los celos son muy malos y es por ello que un estudio realizado conjuntamente por Ipsos Consulting y SonyEricsson ha demostrado que una de cada tres lo hacen. Estos datos son válidos para España pero podemos imagina que en el resto del mundo no tiene que cambiar mucho esa relación.

El 69% de las mujeres que fueron encuestadas piensan que el móvil es una buena arma para ligar. Además, ese porcentaje se vio incrementado hasta el 81% en el caso de mujeres jóvenes. Y es que el móvil no sirve sólo para ligar, también para descubrir infidelidades.

Una de cada tres mujeres de entre 16 y 24 años reconoce haber pillado a su pareja con mensajes comprometidos. Un 35% ha admitido que guarda fotos algo comprometidas en su dispositivo móvil. Son los pros y los contras de la evolución de la tecnología.

Controlar los celos


Las personas somos celosas de nuestra intimidad por naturaleza, por eso cuando detectamos que otra persona atrae la atención de nuestra amada puede ocurrir una respuesta emocional, mental y conductual llamada celos, en definitiva nos sentimos amenazados y tenemos miedo a perder aquello que tanto queremos. Los celos son naturales y muestran un sentido de posesividad e inseguridad, pero pueden acabar destrozando una relación si no se controlan. En definitiva, los celos pueden ser causados por una relación sentimental o interpersonal de cualquier tipo. No hace falta que nuestra pareja se vea a escondidas con otra persona.

En nuestra vida diaria podemos sentir celos cuando nos veamos en una situación comprometida, lo que acaba generando un ambiente hostil y desagradable. Cuando los celos se vuelven incontrolables es necesario tomar una decisión y cortar de raíz aquello que nos genera esa sensación. También existen los celos enfermizos, generados cuando la inseguridad supera a la persona que se ve envuelta de pensamientos negativos, frustrantes y desoladores. Eso es fatal para la pareja, ya que trae consecuencias muy negativas.

Para no tener celos es fundamental tener una actitud receptiva, abierta y no tener pensamientos negativos sin razones aparentes. La desconfianza dinamita una relación de pareja. Intenta reflexionar sobre tus sentimientos, averigua realmente su origen. Luego háblalo con una persona de confianza pero imparcial, seguramente como tendrá otro punto de vista te ayudará a superar la situación y a reconducir tu relación de pareja. Finalmente, es fundamental evitar sentirse la víctima de lo sucedido, todos somos responsables de nuestros actos y debemos aceptar las consecuencias, ya sean buenas o malas.